Esta receta nos enseña cómo cocinar el arroz de una manera diferente, acompañado de trocitos de panceta junto con la cebolla y el ajo para darle una presentación singular y salir de la monotonía del arroz blanco, especialmente si le agregamos azafrán. La preparación no lleva más de media hora y no requiere pasos complejos ni habilidades de chef; simplemente las ganas de comer rico.

Ingredientes:

  • Arroz blanco, un pocillo de café por persona.
  • Panceta, 100 gramos por persona aproximadamente.
  • Cebolla, una pequeña.
  • Ajo, dos dientes.
  • Vino blanco, medio vaso.
  • Caldo de ave, el doble de arroz.
  • Pimienta y sal, a gusto.

Preparación:

Primer paso: Rehogar la cebolla y el ajo picados con un poco de aceite y la pimienta durante uno o dos minutos y luego agregar la panceta cortada en tiras finitas para terminar de dorar todo junto.

Anuncios
Anuncios

Segundo paso: Añadir el medio vaso de vino y revolver hasta que se evapore el alcohol; nos daremos cuenta en cuanto deje de salir el aroma más ácido. En este punto agregar el arroz y revolverlo durante un minuto para que se embeba bien con los sabores y jugos.

Tercer paso: Adicionar el caldo y cocinar a fuego lento revolviendo el arroz; ir probando hasta llegar al punto deseado de la cocción, incorporando más caldo de ser necesario. Para mi gusto, generalmente lleva unos quince minutos de cocción pero esto depende mucho del gusto de cada uno.

Puntos a tener en cuenta:

Es importante revolver varias veces el arroz para evitar que se pegue en el fondo y controlar que no se quede sin caldo, manteniendo el fuego en mínimo para no acelerar la cocción.

Probemos el preparado antes de añadirle sal, puesto que la panceta ya es bastante salada y junto con el caldo aportan el punto justo de salobridad.

Anuncios

Se puede usar tanto panceta ahumada como tiernizada; esto depende del gusto y del precio de cada una. Generalmente la tiernizada en mucho más económica.

Podemos incorporar azafrán, ya que aparte del sabor, le da a la preparación su característico color dorado.

Guarnición:

Este plato no necesita guarnición ya que incluye la panceta, aunque sí le podemos agregar un poco de queso rallado por encima al momento de servir. #Nutrición #Cultura Buenos Aires