¿Ya sabéis aprovechar las posibilidades de hierbas y especias? Mucha gente puede llegar a confundir una especia con un condimento. ¿Cuál es exactamente la diferencia? Para empezar, un condimento puede ser perfectamente la sal, ya que se emplea para dar más sabor a la comida, y una especia es una sustancia vegetal que se emplea para aumentar la presencia aromática de la comida, como por ejemplo la pimienta o el azafrán , condimentos muy conocidos en nuestro país.

Cada región tiene preferencia por unas u otras especias, ya que no hay ninguna regla que especifique qué especia se deben utilizar y cuáles no. Tenemos modas para la ropa, para la forma de hablar y también para la forma de cocinar con especias.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, hay algunas especias que no pasan nunca de moda, como la pimienta, en todas sus variantes, que se puede utilizar en todo tipo de platos y dulces.

Cuando utilizamos una especia es porque queremos mejorar el plato, pero debemos tener cuidado, tenemos que aprender a combinarlas y saber potenciar el sabor.

Si queremos dar un toque picante a la receta no podemos matar el resto de gustos. La esencia de un gran comida es encontrar el equilibrio entre todos los gustos que tenga. No es necesario utilizar sólo una especia por plato, se pueden mezclar diversas, siempre que se complementen entre sí. Una buena mezcla sería por ejemplo canela, pimienta y clavo para hacer 'garam masala', una mezcla empleada en la cocina de la India que contiene mucha intensidad de sabor.

De especias hay muchísimas; tantas, que necesitaríamos más espacio para explicar todas.

Anuncios

Por eso os he hecho una selección de las más típicas y a la vez más sabrosas.

  • Nuez moscada. Hay que guardarla entera y rallarla en el momento de usarla. Así aprovecharemos mucho mejor el aroma.
  • Chile molido. Las hay de muchas variedades, pero siempre se trata de pimientos picantes por la presencia, en menor o mayor grado, de capsaicina.
  • Anís estrellado. Originario del sudeste asiático, se añade a las salsas, las sopas y los guisos, con moderación, por la fuerte aroma.
  • Clavo. Endémico de las islas Molucas, hoy nos llega de Tanzania y Madagascar. Liga muy bien con legumbres y carne. Mezcla originaria de la India. Se hace con comino, jengibre, cilantro, canela, nuez moscada, mostaza, pimienta y clavo.
  • Pimienta negra y blanca. La especia más utilizada. La negra se recolecta a media maduración y la blanca madura en el árbol, no pica tanto y es ideal para salsas blancas.
  • Cardamomo. Es una de las especias más caras, de fragancia muy fina, que liga muy bien con platos de carne y con postres dulces. Tiene propiedades afrodisíacas.
  • Canela. Es la corteza interior del canelo y una de las especias más antiguas, ya que se han encontrado referencias de hace más de 5.000 años en China.
  • Pimienta rosa. Aunque no es una pimienta, desde el punto de vista botánico, comparte las propiedades picantes (suaves, en este caso). Da un color muy atractivo a los platos en los que se utiliza.
  • Azafrán. Se cultiva en la Península Ibérica desde el siglo X y es una de las especias más difíciles de cultivar, lo que la convierte en una de las más caras. Conviene guardarlo en la nevera.

Elige la que más te guste y ¡empieza a preparar deliciosas recetas! #Nutrición