Charles Bolden Jr., administrador de la agencia estatal estadounidense, dijo que comienza la era "Marte" para la NASA, la nave "Orion" está pensada y diseñada para llevar al hombre hasta ese planeta. Esta mañana despegó un vuelo de elevado riesgo para comprobar cómo va evolucionando la nave de cara al futuro viaje a Marte. Esta nave no está tripulada y su despegue lo contemplaron miles de personas invitadas por la agencia estatal estadounidense. Las partes del cohete se separaron de la cápsula como estaba estudiado.

Orion solo está a unas cuatro horas y media dando dos vueltas a la tierra, para luego aterrizar en el mar.

Anuncios
Anuncios

Hacía 42 años que no se lanzaba a 200 km de la tierra una nave de tipo capsular, concretamente, desde el Apolo 17. Este vuelo de prueba pone más cerca el objetivo que no es otro que hombres vayan a Marte.

El tiempo con unas rachas de viento y las válvulas que estaban endurecidas han retrasado un despegue que al final se ha podido realizar. El principal objeto de esta prueba es ver cómo soporta el escudo térmico cuando atraviese la atmósfera terrestre a 32.200 kilómetros por hora a una temperatura de 4.000 grados

La agencia espacial norteamericana no tiene un programa en sí, para financiar los costosos gastos que supondría un viaje al planeta rojo, ni si quiera el plan básico de mandar un asteroide a la luna con la nave Orion para hacer estudios está cerrado, cuenta con el apoyo de Barack Obama pero con la oposición del Congreso.

Anuncios

Críticas a su realización sí que las tiene por medio del Consejo Nacional de Investigación y el Consejo Asesor de la NASA.

La NASA sigue confiando en el viaje al asteroide y que sirva de cara al viaje a Marte, así como estudiar más a fondo tecnologías como la propulsión solar eléctrica, que permitiría llevar cargas pesadas en un futuro viaje a Marte. Veremos si se toma con fuerza esta nueva fase en la que, si bien los medios de comunicación han lanzado las campanas al vuelo, quizás no sea el momento más idóneo para gastar unas partidas tan elevadas y que todavía tienen que durar un tiempo para que sean capaces de llevar al hombre a Marte.