Acababa de ponerse su nuevo pijama, cuando Branson Riley Carlisle advirtió un dolor en un omóplato: había sido mordido por una araña ermitaña. El niño estadounidense de Albertville, Alabama, tuvo una reacción bastante rara al veneno del arácnido que, en poco tiempo, dio lugar a un paro cardíaco y a la muerte del pobre niño de sólo 5 años. La madre de Branson, Jessica Carlisle, está difundiendo la dramática historia de su hijo para sensibilizar y avisar a los padres de todo el mundo sobre los peligros de ciertos arácnidos.

La mordedura fatal de la araña no dio oportunidad a Branson de salvarse

La araña ermitaña es una especie muy extendida en los Estados Unidos que ataca y muerde los seres humanos cuando se siente apretada sobre la piel desnuda, y esto puede ocurrir cuando el insecto queda atrapado en alguna prenda.

Anuncios
Anuncios

Fue esto precisamente lo que sucedió el domingo 30 de noviembre al pequeño Branson que se disponía a estrenar su nuevo pijama, sin saber que dentro había un arácnido que causaría una muerte temprana. El niño fue golpeado por una fiebre muy alta, y una vez llevado al hospital fue internado, pero no hubo esperanzas: un ataque al corazón ha causado su muerte.

Las fotos publicadas de la madre y el último deseo del niño

Para prevenir a otros padres y a todas las personas que podrían ser mordidas por un araña ermitaña, la madre de Branson ha publicado algunas fotografías tomadas cuando su hijo fue atacado por el arácnido. Al principio se puede notar la escápula hinchada y roja después de sólo 15 minutos de la mordedura, y luego se puede ver cómo la parte se pone cada vez más grande, llegando incluso a deformar la piel de la pequeña víctima.

Anuncios

La señora Jessica, para rendir homenaje a la memoria de su desafortunado hijo, que murió por la mordedura de una araña que se había refugiado en su nuevo pijama, ha decidido realizar su último, el de donar sus juguetes a todos los niños pobres de África, como lo habría hecho un ángel descendido sobre la Tierra, para cumplir su misión.