Luego de que se diera a conocer que Sony Pictures había decidido no proyectar la película The Interview que parodia al régimen del líder norcoreano Kim Jong-un, ahora la productora ha revertido esta decisión y anuncia que la proyectará parcialmente en dos estados de la Unión Americana.

Así como Barack Obama había manifestado su indignación considerando que fue un error que Sony suspendiera la proyección del filme bajo el argumento de la libertad de expresión, también la comunidad creativa vio con sorpresa que la productora cediera ante las amenazas de los hackers, supuestamente norcoreanos, que boicotearon las bases de datos de Sony y además planeaban hacer daño a la gente que acudiera a las salas de #Cine a ver la película.

Anuncios
Anuncios

De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, Erick Shultz, portavoz de la Casa Blanca, ante esta problemática se ha pronunciado al respecto mencionando que "el presidente aplaude la decisión de Sony de autorizar la proyección de la película", una vez que los cines de carácter independiente anunciaron que están dispuestos a proyectarla.

Toda vez que la empresa productora había previsto pérdidas millonarias porque los cines no querían arriesgarse a estrenar la película, por lo que incluso habían considerado la posibilidad de distribuirla digitalmente, ahora, sin embargo, gracias a los cines Plaza Theater de Atlanta y The Alamo Drafthouse en Dallas, esta polémica película verá la luz.

Cabe recordar que el ahora líder norcoreano había calificado como "un acto de guerra" la sátira que representa esta película.

Anuncios

Y a pesar de que este se ha querido deslindar de los piratas denominados "Guardians of Peace", el Gobierno estadounidense respondió que de ninguna manera se trataba de algo parecido y que están en su derecho de manifestarse. A este entramado, hay que añadir que Barack Obama advirtió que darían una réplica de lo que él más bien calificó como cibervandalismo. No obstante, a propósito de réplicas, ataques y boicots cibernéticos, este lunes Corea del Norte sufrió un corte de señal de Internet, lo cual parece que ya no es pura casualidad sino más bien una nueva modalidad de enfrentamiento.