El domingo, José "Pepe" Mujica le entregará la banda presidencial a Tabaré Vázquez, pero antes de eso el líder uruguayo disfrutó este viernes de la ovación que le brindaron unas tres mil personas durante su último acto protocolar en la plaza principal de Montevideo.

Una encuesta realizada por la consultora Equipos en diciembre revela que Mujica, que demostró durante su gestión un estilo de vida basado en la simpleza y la austeridad, acaba su mandato con 65 por ciento de aprobación entre los uruguayos.

Según informa la agencia Reuters, los presentes en la plaza -que llevaban banderas de Uruguay, del Frente Amplio, y hasta caretas de cartón del presidente- recibieron el agradecimiento de Mujica que aseguró que "si tuviera dos vidas las gastaría enteras para ayudar", y exclamó un sentido "gracias, querido pueblo".

Anuncios
Anuncios

Durante sus cinco años de #Gobierno, Uruguay disfrutó de estabilidad económica y de una reducción de la pobreza y la indigencia mediante la implementación de planes sociales. El presidente también tomó medidas polémicas en temas como el aborto, el consumo de marihuana, y el matrimonio igualitario.

Pero más allá de los avances en determinados aspectos, algunos uruguayos le reclaman al ex guerrillero (que en la década del 60 formó parte del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros y estuvo preso casi 15 años de su vida), una creciente inseguridad en el país y problemas en la educación.

Pepe llamó la atención de la prensa internacional por su modesto modo de vida más allá de la gran envergadura de su cargo: aunque había asumido la presidencia de Uruguay, él continuaba viviendo en su chacra ubicada en la periferia de Montevideo junto a Lucía Topolansky (senadora y dirigente histórica del Movimiento de Participación Popular), con quien se casó en el año 2005.

Anuncios

Otro rasgo llamativo de este floricultor de profesión que cultiva sus propios alimentos fue, para los periodistas, su medio de locomoción, un viejo automóvil "escarabajo". A los 79 años, el presidente de Uruguay, José Mujica, dejará el cargo en manos de su correligionario Tabaré Vázquez, pero no abandonará la política, será senador entre 2015 y 2020.