El vuelo 1086, que procedía de Atlanta, partió a las 11 hora local con 125 pasajeros y 5 tripulantes, se salió de la pista al aterrizar en el aeropuerto LaGuardia de Nueva York, debido a una intensa tormenta de nieve que llenó de hielo el asfalto del aeropuerto.

Ninguno de los pasajeros resultaron heridos de gravedad. Imágenes en los medios mostraron cómo la nariz del avión empujaba la valla de tela metálica y se adentraba sobre un terraplén.

LaGuardia, el más pequeño de los tres principales aeropuertos del área de Nueva York, fue cerrado inmediatamente después del percance. Tras el incidente, cientos de vuelos fueron cancelados en diferentes partes de Estados Unidos debido al mal clima.

Anuncios
Anuncios

El director ejecutivo de la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey dijo que estaba seguro que el piloto había hecho todo lo posible por detener el avión pero que la pista estaba tan resbalosa que le había sido imposible lograrlo. Gracias a su experiencia y a la del copiloto el percance no pasó a mayores y sólo se hubieran presentado lesiones menores.

Los pasajeros salieron de la aeronave por las rampas de emergencia y fueron trasladados en autobuses a la terminal. Una de las personas a bordo era Larry Donnell, un jugador de fútbol profesional de los Gigantes de Nueva York quien mencionó: "Estábamos todos sorprendidos y alarmados cuando el avión comenzó a patinarse, pero lo más importante, por lo que yo sé, que todos los pasajeros y la tripulación de vuelo pudimos salir del avión con seguridad", afirmó el ala cerrada en un comunicado difundido por su equipo.

Anuncios

El percance que sufrió el jet y que se dio en medio de una tormenta de nieve fue único, pues minutos antes dos aviones aterrizaron y consiguieron una buena acción de frenado.

Los funcionarios no han hecho ninguna declaración sobre una posible causa, y expertos de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte se dirigieron al aeropuerto para iniciar una investigación.

Delta, que opera un centro de operaciones en LaGuardia, expresó en un comunicado que iba a trabajar con todas las autoridades para investigar lo sucedido.

La aerolínea señaló que había recibido la entrega del MD-88, informe sobre el mantenimiento de la aeronave, y mencionó que la última revisión importante que tuvo fue en diciembre de 2010. El avión venía de un chequeo de servicio de rutina del día martes.

El aeropuerto LaGuardia, ubicado en la ciudad de New York de Queens, en la historia reciente ha sido escenario de dos accidentes anteriores, referentes del clima invernal. #Medios de transporte #EEUU