El presidente de los #Estados Unidos, Barack Obama dio el visto bueno a la nunca conforme industria militar estadounidense para que se inicien las pruebas con una nueva arma láser denominada Hellads, y desarrollada por Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos (DARPA).

En términos prácticos, este es un Sistema de Defensa de Láser Líquido de Alta Energía; quizá una denominación bastante confusa para el entendimiento general, pero con un propósito muy claro para el ejército de Estados Unidos: estar a disposición del mismo cuanto antes y matar a la mayor cantidad de "enemigos" posible.

Así lo manifestó el director del proyecto, Rich Bagnell, quién después del visto bueno del paradójico Premio Nobel de la Paz, Barack Obama, sostuvo que es "muy gratificante haber producido un arma láser en estado sólido con un poder sin precedentes y con un haz de luz de gran calidad para su tamaño".

Anuncios
Anuncios

Según el mentor de este nuevo programa bélico estadounidense, y como si de un disco repetido hasta el hastío se tratase, el HELLADS, será usado "contra algunas de las amenazas tácticas más duras" a las que se enfrentan los combatientes.

Según ha trascendido, la fase de pruebas de campo que tanto entusiasmo genera en Bagnell, y también en Obama, comenzarán este verano en Nuevo México, para que una vez superada esta fase, el nuevo "juguete bélico" de Washington se ponga a disposición de los servicios militares.

Visto lo visto, aquel presidente negro que obnubiló al mundo con su discurso conciliador y "teóricamente pacifista" en relación a los halcones republicanos; el mismo que se presentó como aquel que iba a cambiar la imagen "gansteril" de Estados Unidos en el mundo, no sólo no ha logrado cerrar Guantánamo, sino que parece cada vez más proclive a mostrar sus similitudes con sus oponentes políticos en lo que a guerra se refiere.

Anuncios

En un momento de las relaciones internacionales en el que varias potencias militares han mostrado su predisposición a no cederle el protagonismo absoluto a Estados Unidos como potencia bélica, la "alta energía" que tiene el flamante HELLADS, puede convertirse en "alta energía" de estos otros para contrarrestarlo.  #Gobierno #Globalización