El volcán Calbuco retomó una fuerte actividad con una nueva erupción, la tercera, que se esperaba para la semana pasada. La misma se produjo a las 13:09 h. del día jueves, por lo cual se reinstaló un área de exclusión de 20 kilómetros a la redonda.

Según medios chilenos, la fumarola alcanza los 4 kilómetros de altura. Juan Vargas, director de Radio Calbuco, está a 70 kilómetros y contó que el humo "es más bajo que en la primera erupción, pero se mueve más rápido y en dirección a la #Argentina. No sentimos ni escuchamos ninguna señal, nos tomó por sorpresa una vez más, el volcán es impredecible".

El Calbuco entro en actividad por primera vez la semana pasada, después de estar 43 años dormido. Aproximadamente 6000 personas fueron evacuadas y algunas ya habían vuelto a sus hogares, también habían empezado las tareas de limpieza y remoción de las cenizas, tanto del lado argentino como del lado chileno.

La semana pasada las cenizas llegaron con gran rapidez al sur argentino e incluso alcanzaron a la ciudad de Buenos Aires, aunque fueron bastante más altas que las del volcán Puyehue, que entró en erupción en el año 2011, 

En cuanto a los vuelos, la semana pasada algunos aeropuertos fueron cerrados y varias aerolíneas cancelaron sus salidas. Por ahora, sólo está cancelado un vuelo a la ciudad de Esquel, pero se espera que el aeropuerto de Bariloche también cierre en las próximas horas.

Las cenizas paralizaron gran parte del sur argentino, en una época en donde empieza la temporada de otoño-invierno y miles de personas se desplazan hacia los distintos puntos turísticos de la zona, entre ellos Bariloche, San Martín de los Andes, Esquel, etc.

Si bien las tareas de limpieza habían comenzado y la gente de a poco estaba retomando su rutina habitual, esta nueva erupción traería nuevas complicaciones, siendo además un tipo de ceniza más densa y más volátil que la del Puyehue.  #Turismo #Chile

Las próximas horas -y sobre todo el viento- van a ser claves para saber a ciencia cierta qué alcance tendrá este fenómeno, para ambos lados de la cordillera