La tensión racial no es un hecho el pasado en los EE.UU. El hecho de tener un Presidente de color no pareciera haber menguado los conflictos raciales. El mismo Obama, la cumbre del poder político del país, fue el mandatario más descalificado desde sus épocas de laboriosa campaña. Muy lejos de aquello no están los tristes y lamentables sucesos recientes en Baltimore (Maryland), como antes lo fueron en Ferguson (Missouri), desencadenados por la muerte de jóvenes afroamericanos a manos de la policía, despertaron el caos: La “policía militarizada”, cuyo armamento resulta excesivo para, por ejemplo, lidiar con manifestaciones pacíficas, acudía a éstas con camiones blindados con orugas en vez de ruedas, protecciones corporales completas, armas de fuego de gran calibre y equipos de camuflaje, pese a alegar que contribuyen a la seguridad pública, las voces críticas aseguran que merman la confianza social. Respecto de lo dicho, dijo Obama el agosto pasado: Hay una gran diferencia entre nuestro ejército y nuestra Policía local y no queremos que esas líneas se confundan. En 2013, el valor del material entregado ascendió a los 450 millones de dólares.

Decidido a tomar intervención en el asunto, el Presidente tomó la iniciativa, donde el #Gobierno dejará de financiar cierto armamento militar destinado a la policía federal. Asimismo, se dejarán de proporcionar camiones blindados de combate que funcionen con orugas en lugar de ruedas convencionales, aeronaves, armas o munición calibre 50 o superior, tanto así como lanzagranadas o bayonetas, y equipos de camuflaje. Incluso, el gobierno tiene en vista retirar parte de los equipos que ya fueron distribuidos. Se añade, además, una lista de materiales que serán estrictamente controlados, como vehículos humvees, aeronaves que cuenten con tripulación, armas de fuego específicas, arietes y explosivos, drones y materiales antimotines (como escudos, cascos y porras).

La policía federal deberá ser entrenada para el uso de este armamento y –a partir del mes de octubre–, pedir la autorización del concejo municipal o gobernador, para obtener dicho material, luego de haber presentado una explicación clara y específica que justifique su utilización y requerimiento. #Racismo #Estados Unidos