Rosa Elvira Cely, una joven colombiana de 35 años que estudiaba y trabajaba en una cafetería y fue brutalmente violada y asesinada en Bogotá, Colombia, en mayo de 2012 se convirtió en el emblema de las mujeres. Fue hallada agonizando el 24 de mayo de ese año en un parque del centro de la ciudad. Al tiempo capturaron a su homicida quien no resultó otro más que su ex novio un compañero del colegio al que asistía quien perpetró el ataque. Ahora podría ser juzgado y condenado a 50 años de cárcel.

Este hecho hizo levantar al pueblo colombiano que recordemos tiene características particulares que hacen que se vivencie con determinada intensidad, tanto su histórica lucha con las FARC con sus desplazados y sus problemas sociales en general. El pueblo colombiano en algunos sectores tiene un sesgo muy vertical y autoritario al punto que en algunos lugares sigue vigente "la noche de los hombres", cuando una vez por semana sin importar el estado civil, los varones salen a divertirse aún con otras mujeres con el consentimiento de sus parejas -muchas veces a su pesar-, por ser una arraigada tradición. 

El culpable de este homicidio ya había tenido antes conflictos con la ley pero nunca había tenido que afrontar ninguna pena severa. Pero en este caso prevaleció la cordura y fue tratada en el Congreso la ley que permite que las penas de los culpables de femicidios puedan tener penas de hasta cincuenta años dependiendo del grado de brutalidad infringido a la víctima. Ya posee la media sanción de la Cámara de representantes y resta la aprobación del senado

En Colombia muere una mujer cada cuatro días en el contexto de la #Violencia de género y se estima que los dos primeros meses del 2015 murieron más de 200, una cifra bastante alta. Uno de los últimos fue la de la joven Ángela Rodriguez, rociada con gasolina en su coche por su ex pareja.

Las mujeres que esperaron ante las puertas del Congreso manifestaron que este proyecto era un homenaje a Rosa Elvira y que ya los hombres no saldrían indemnes de estas situaciones.

También se encuentra pendiente a tratar el proyecto que aumenta las penas en caso de muertes por ácido ya que esta práctica –de rociar a la víctima con ácido-, se ha recrudecido en Colombia en estos años. #Movimientos sociales