El joven militar, de origen judío e inmigrante de Estados Unidos, asistió a la clase del Ejército con una vianda de sándwiches de miga hechos con embutido de cerdo y les convidó a sus colegas, quienes se mostraron asombrados cuando constataron el tipo de fiambre que consumía.

El hecho generó un escándalo en el escuadrón, ya que dicho alimento contradice las prácticas alimentarias de la comunidad judía, entre las cuales se encuentra la prohibición de comer carne porcina y de combinar lácteos con productos cárnicos. Esta regla forma parte de un espectro más amplio, que comprende todo un compendio de alimentos permitidos que se identifican con la denominación ‘Kosher’, los mismos son considerados como ‘puros’ por dicha religión y están permitidos para el consumo diario.

Anuncios
Anuncios

De esta manera, el accionar del oficial fue considerado como una falta de respeto hacia la religión judía, porque el embutido con el que estaba hecho el sándwich, es juzgado como inapropiado e ‘impuro’, en particular, para las organizaciones y entidades que se encuentran bajo la dirección y supervisión de autoridades rabínicas.

En efecto, el hecho conmocionó a todo el pelotón y el jefe a cargo del Ejército, tras enterarse del infortunio sancionó al soldado con una pena de una semana de reclusión y lo despidió de la clase de entrenamiento militar, que estaba cursando. No obstante, la disposición fue suprimida ante la crítica de diversos sectores sociales y la incursión de los medios de prensa.

En este sentido, el vocero y director del batallón, Monti Almoz, se disculpó a través de un mensaje en las redes sociales, en el que reconoce que la decisión de condenar y expulsar al oficial fue muy apresurada y que se han equivocado.

Anuncios

Asimismo, el general destacó que en la milicia hay espacio ‘para todos’, más allá de las costumbres y tradiciones israelíes.

Por su parte, el soldado que ocasionó el revuelo, contó que su abuela le había preparado la vianda con los emparedados de jamón de cerdo. El joven explicó además, que vive con ella en una comunidad agraria israelí, conocida en ese país como 'Kibutz', cuyas tierras pertenecen al Estado y se gestionan de forma colectiva. #Gobierno #Globalización #Accidente