Ayer, 26 de junio, fueron llevados a cabo cinco ataques terroristas con pocas horas de diferencia en distintos lugares del mundo, cobrándose la vida de más de 200 personas.

El primer atentado sucedió en la ciudad francesa de Lyon, donde un grupo de terroristas forzó la entrada a una fábrica de gas y provocó una masiva explosión. Si bien se lograron rescatar a dos heridos, en el lugar del hecho fue encontrada una cabeza decapitada con inscripciones en árabe. Asimismo, se sospecha que el acto fue perpetrado por ISIS porque, además de las polémicas inscripciones, en el lugar se encontró una bandera negra islamista. El presunto agresor fue detenido.

Anuncios
Anuncios

Posteriormente, en Kuwait, otro embate dejó más de 25 muertos en la capital, Al Sawabir, donde se asaltó una mezquita chiíta mientras los fieles se encontraban orando el rezo del viernes. El #Estado islámico asumió la autoría del hecho y declaró que la acometida fue perpetrada por un hombre que llevaba un cinturón de explosivos.

En #Túnez, un ataque yihadista terminó con la vida de 36 personas en la ciudad costera de Susa. El hecho sucedió en la mañana argentina, cuando un hombre abrió fuego en la playa frente a dos hoteles turísticos, el Imperial Marhaba y el Muradi Palm Marinay, cobrándose 36 víctimas fatales e hiriendo a 37 más.

El cuarto atentado fue perpetrado en Somalia, en la ciudad de Lego, donde el grupo terrorista Al Shabaab, vinculado a Al Qaeda, arremetió contra la base militar de la Unión Africana, al sur del país, asesinando a más de 50 soldados de AMISOM, misión que lucha contra el terrorismo.

Anuncios

Finalmente, Siria sufrió el ataque más violento. Allí, el grupo terrorista Estado Islámico llevó a cabo una ofensiva contra Kobane, ciudad símbolo de la resistencia kurda, que terminó con la vida de 140 civiles e hirió a más de 200. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, esta fue la mayor masacre de civiles llevada a cabo en Siria. Asimismo, no se descarta la posibilidad de otro atentado, debido a que la tensión en esta zona permanece.

La conmoción es mundial. #Movimientos sociales