Richard y and the Ricos Momentos banda que suena a lo funk, folk, rock, u otra cosa: Galaxia un nuevo término para las bandas que no saben como ni por qué y que su #Música viene del espacio exterior o quien sabe donde.



En el día de ayer mientras había un espectáculo de ciudad emergente, terraza enorme del centro cultural Recoleta, encontré un guitarrista, resultó ser copado.

Cierto género aún no comprendido entre lo rock imaginario y galáctico así definiría al grupo Richard and the Ricos Momentos que ha lanzado su segundo disco llamado Marma Marma.

El integrante de la banda Ricardo y los ricos momentos, llamado Luciano Madia me dio en mano el recomendable disco y me proporcionó data: Se estarán presentando el 26 de Julio en Club Premier.

Anuncios
Anuncios





Para comentar un poquito hacen lo siguiente, mezclan la guitarra funk con el delirio del Rock elemental y en sus letras, letras que ni muy sacadas ni muy de imponer respeto son cuasi tranquilas expresan un temperamento lúcido y poco marginal.

Yendo a lo concreto, lo sabio es que sabemos lo que es lo que estamos escuchando, queremos libertad para elegir lo que es nuestro y lo que nos pertenece y así lo hacemos, con nostalgia, con humor, con melancolía, con yoga un Domingo temprano o té chino con masitas de algarroba, el color turquesa del cielo primaveral o el amarillo del loco de Van Gogh, o el blanco y el furor del fútbol más allá, la grandilocuencia en la forma de amar y dejar pasar.



Y finalmente para concluir esta noticia sobre la música de hoy día, comento lo siguiente desde mi punto de vista: En el último tema del disco comprendemos que lo que nos atrajo aquí no era la simple y mera relación que queremos con todo, que todos sea igual a siempre y que nada cambie, no.

Anuncios

Sabíamos que lo que queríamos era cambiar, de situación o de energía. Wigman nos da a encontrar lo que es, esa suerte de ritmo sin esperas, con una tenue forma ondulada en el sonido que nos hace bailar en la tranquilidad y la armonía del hogar y presenciar un rato breve abundancia, por así decirlo, de apreciar lo que escuchamos. Lo que nos llegó al fin solo por pedir lo que pedíamos y con la suerte de Wigman de nuestro lado. #Argentina #Cultura Buenos Aires