Amanecía y el sol llenó el patio del Museo Islámico y de las Culturas en Beersheba, Israel. No había en el cielo ninguna señal de que aquella podría ser una jornada peculiar. Amos Cohen llegó a trabajar como cualquier otro día y se sorprendió al encontrar la bolsa en el patio.

Conocemos infinidad de historias sobre #Museos saqueados, piezas desaparecidas y ladrones de guante blanco que se esfuman como polvo. Pero esta vez el malhechor decidió volver, aunque para ello tuvieron que pasar veinte años y una serie de eventos desafortunados, según parece.

Cuando Cohen abrió la bolsa se encontró con dos piedras de Gamla, rocas talladas a mano que fueron utilizadas por los romanos contra los israelitas que intentaban evitar la conquista de la ciudad.

Anuncios
Anuncios

Pero lo que lo sorprendió no fueron las rocas - de hecho, cerca de dos mil de estas piezas fueron halladas en Gamla. Lo hilarante y misterioso de este asunto fue que, junto al botín, el ladrón arrepentido había dejado una nota muy curiosa:

"Estas son dos piedras romanas de ballesta de Gamla, de un barrio residencial a los pies de la cima de la montaña. Las robé en julio de 1995 y desde entonces no me han traído más que problemas. ¡Por favor, no roben antigüedades!", según reproduce Sputnik News.

Dalia Manor, directora del museo, fue quien informó del hallazgo a Danny Syon, la Autoridad de Antigüedades de Israel, quien ordenó el pronto traslado de las piezas al Departamento de Tesoros Nacionales y al mismo tiempo se mostró satisfecho por la recuperación de las piedras. Parte de su carrera consistió en varios años de excavaciones en la zona de Gamla, donde estas y otras piezas de museo fueron halladas.

Anuncios

Muchas leyendas han sido elucubradas en torno a tesoros malditos y objetos de museo embrujados. A nosotros sólo nos queda imaginar la seguidilla de infortunios que este hombre habrá padecido durante estos veinte años, los cuales lo llevaron a tomar la decisión de devolver el botín. Una historia de película, sin dudas, aunque lamentablemente el malhechor no se haya extendido un poco más en su nota y nos haya dejado saber qué infortunios le ha traído el misterioso tesoro. #Estudios #AMIA