Más de 250 ballenas piloto han sido masacradas en las islas Feroe, en Dinamarca, en un sangriento ritual que ya lleva 1200 años de tradición. La organización de conservación marina Sea Shepherd, filmó un video donde se pueden apreciar las brutales escenas que han teñido totalmente de rojo el mar del Norte. A este evento se lo conoce como Grindadráp, y se realiza en julio y agosto, concordante con la llegada de éstos cetáceos a las costas de estas islas. Allí todos los residentes con lanzas y machetes, apoyados por embarcaciones que empujan a los #Animales a la costa, se lanzan a las aguas a despedazar a los animales. Siete activistas de Sea Shepherd fueron detenidos cuando intentaban obstaculizar la matanza, denunciando  por su parte esta organización, que los residentes contaban con el apoyo de la marina danesa.

Anuncios
Anuncios

La caza de ballenas está prohibida en la Unión Europea pero en gobierno de Copenhague decidió proteger esta tradición, con la explicación que la caza de estos animales y la producción ovina, son el único sustento de los habitantes de las islas, argumento que resulta incomprensible para el resto del mundo. Las ballenas piloto también se las conoce como delfines calderones y está muy cuestionado su consumo debido a los metales pesados -plomo y cadmio-, que se encuentran en su carne, según un estudio que se realizó a estos animales varados en la costa británica.

Esta actividad esta regulada por leyes locales, pero anualmente es cruento el enfrentamiento entre proteccionistas y feroenses, dada la feroz técnica con la que matan a los animales.

Éstos argumentan que como se trata de animales muy grandes, de aproximadamente dos o tres toneladas, se requiere individuos muy fuertes y esa forma de matarlos para poder manejarlos.

Anuncios

El sangriento espectáculo comienza mar adentro, donde en principio ubican delfines y ballenas. Con embarcaciones los conducen hasta la costa y en aguas bajas los enganchan con un garfio por el orificio nasal. Luego allí mismo, les cortan la cabeza y mueren desangrados, de allí que se tiñan de rojo las aguas del Atlántico Norte.

Antiguamente se utilizaba la totalidad del animal, incluso su esqueleto y aceite, pero en la actualidad, muchos afirman que esta masacre la realizan sólo por diversión. El alto nivel de vida de Dinamarca proveniente de las exportaciones de pescado, no condice con una necesidad real de matar de esa forma a familias enteras de estos cetáceos: delfines y ballenas embarazadas, o pequeños, son masacrados junto con los adultos.

Todo esto es explicado en todos los medios, y el Capitán Paul Watson de Sea Shepherd, a través de su página de Facebook sigue dando detalles y difundiendo imágenes atroces al mundo entero con la esperanza que se tome conciencia y terminen estas prácticas, algo que los feroenses no parece fueran a hacer. #Maltrato Animal