La nulidad de un #Matrimonio ante la Iglesia podrá hacerse gracias a un trámite sencillo y gratuito. En una muestra más de los cambios impulsados por el Papa Francisco, el Vaticano dio a conocer dos documentos donde establecen nuevos pasos para tramitar ante la Iglesia la nulidad de un matrimonio.

Hasta ahora, el trámite llevaba mucho tiempo, requería la presencia de testigos y por sobretodo, de dinero. Ello llevaba a que muchas personas, separadas de hecho y con muestras claras de que su matrimonio había sido nulo ante la Iglesia, desistieran de realizar la tramitación de la nulidad por lo engorroso que resultaba y por el costo económico del mismo.

Anuncios
Anuncios

A partir de ahora esto será gratuito y los tiempos para alcanzar una sentencia no se extenderán más de dieciocho meses, ya que requerirán que se expida un sólo juez eclesial cuando anteriormente necesitaba de dos sentencias. Igualmente, en casos que requieran mayor celeridad o donde las causas de la nulidad se muestren con claridad resultando sencilla la realización de este trámite, el mismo obispo de la diócesis podrá ser quien declare la sentencia. 

En todos los casos la Iglesia no anula un matrimonio, sino que constata que por determinadas causantes ese matrimonio siempre fue nulo más allá de la ceremonia realizada, o confirma que se volvió nulo por motivos graves considerados en el Derecho Canónico.

Entre los motivos que se mencionan que pueden dar lugar a iniciar una demanda para dar por nulo un matrimonio se menciona el aborto para impedir la procreación, que haya existido una relación extraconyugal en la época en que se celebro la boda o inmediatamente sucesiva, el ocultamiento de la esterilidad o de hijos nacidos previamente, entre otros.

Anuncios

Igualmente, en los decretos impulsados por Francisco se menciona que el hecho de que los contrayentes no hayan sido plenamente libres al momento de asumir el compromiso también es causa de nulidad. En tal sentido se considera los embarazos imprevistos que conducen a decidir contraer matrimonio, la violencia física para lograr en consenso, la falta de uso de razón, entre otras.  #Papa Francisco #Iglesia Católica