Continúa el conflictos entre los gobiernos de Venezuela y Colombia por la crisis fronteriza que se inició el pasado 19 de agosto, luego que el presidente venezolano ordenara el cierre de la frontera en los estados  de Táchira y Zulia.

Esta vez, fue el mandatario colombiano Juan Manuel Santos quien aseguró que la Revolución Bolivariana, modelo socialista ideado por Hugo Chávez y que busca instaurar Nicolás Maduro en Venezuela, “se está autodestruyendo”, llevando al país vecino a una crisis económica sin precedentes.

Según informa Vanguardia.com, Santos aseguró que Venezuela no puede echarle la culpa a Colombia por los problemas de un modelo económico que está fracasando.

Anuncios
Anuncios

“Los problemas de Venezuela, lo repito una y otra vez, son hechos en Venezuela”, reiteró el presidente colombiano durante la conmemoración del del día Nacional de los #Derechos Humanos.

También el mandatario neogranadino instó a su par venezolano a buscar a los verdaderos responsables del contrabando en la frontera, en donde- según dijo- participan tanto colombianos como venezolanos. “Que el gobierno venezolano investigue quiénes controlan el contrabando y encontrará que no son precisamente los colombianos”, argumentó.

Sobre el diálogo que impulsan los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay, Santos aclaró que las puertas siguen abiertas, siempre y cuando se respeten los derechos humanos y se dejen a un lado “el irrespeto, los insultos, las payasadas y las mentiras”.

Del otro lado de la frontera, el gobierno de Venezuela emitió un comunicado en el diario estadounidense New York Times, para informar a la población de Norteamérica “la verdad sobre la frontera con Colombia”.

Anuncios

En el comunicado, el gobierno que preside Nicolás Maduro recuerda que “Colombia ha sido devastada por más de 50 años por un conflicto civil”, que representado un problema de seguridad para Venezuela en la frontera que mantienen ambas naciones.

Además, la cancillería venezolana asegura que el cierre de la frontera fue una medida extraordinaria para proteger a sus ciudadanos y ciudadanas del tráfico de drogas y la violencia paramilitar.

“Las graves amenazas para nuestra seguridad nacional y económica han aumentado en los últimos años, incluyendo la incursión de la violencia paramilitar, el narcotráfico y la proliferación de prácticas comerciales ilícitas como el contrabando”, reza parte del comunicado publicado en el diario estadounidense.