El virus zika hace estragos en #Brasil, el país más afectado del mundo por este flagelo, siendo Pernambuco el estado más comprometido. Ahora el temible virus trajo una consecuencia inesperada: los hombres dejan a sus mujeres cuando éstas dieron a luz a bebés con microcefalia, o están embarazadas de un niño con es enfermedad. Madre e hijo son abandonados por el jefe de hogar cuando ve que se le viene este problema encima. A las féminas se le suma el reto de enfrentar en soledad la microcefalia de su bebé.

Esta situación compleja se observa en parejas recientes y también en uniones duraderas, no hay distinción entre parejas casadas o de hecho, ya que hay abandonos en ambos casos.

Anuncios
Anuncios

Los médicos creen que los hombres tienen esta conducta porque se niegan a aceptar que tienen un hijo enfermo prefiriendo huir dejando  su mujer y al bebé, librados a su suerte. Aunque la Organización Mundial de la Salud no confirmó que el zika causa microcefalia, en Brasil y varios países latinoamericanos sugieren posponer los embarazos hasta el 2018.

Organizaciones feministas de las naciones más afectadas por el zika quieren reabrir el debate sobre el derecho al aborto. Argumentan que esa intervención quirúrgica debe ser legal para proteger la salud de las mujeres. El aborto no está permitido en la región, por lo que muchas féminas lo realizan en un contexto insalubre, situación que el virus zika logró empeorar. Hasta ahora no hubo respuestas a los reclamos de las feministas, por lo que el tema del aborto seguirá siendo tabú.

Anuncios

En Brasil se anunció que desde el 13 de febrero 220 mil militares, acompañados por agentes de salud, visitarán casa por casa, realizando un campaña de prevención para exterminar la epidemia del zika. Las autoridades propusieron al pueblo brasileño que todos juntos conformen un 'ejército de paz y salud´ para luchar contra el virus. Las estadísticas no son alentadoras, por lo que las futuras medidas contra el zika deberán ser extremas, si quieren librarse de esta angustiante catástrofe. #Enfermedades #Globalización