Un hombre perturbado asesinó a 50 personas e hirió a otras 53 en una discoteca gay de Orlando, Estados Unidos. Se trata del peor tiroteo masivo en la historia de ese país. El tema es cómo hizo un criminal solitario en matar tanta gente y herir tantas personas en tan poco tiempo. Básicamente por tres razones: el lugar estaba colmado de asistentes, el tipo de arma que usó el criminal y la policía tardó en controlar la situación. Todo esto se conjugó para que hoy todo el mundo esté lamentando esta desgracia.

'Pulse' estaba lleno de gente, el club no era muy grande, los asistentes se estaban divirtiendo mucho, estaban distraídos, por lo que tardaron en darse cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo.

Anuncios
Anuncios

Cuando entendieron lo que estaba pasando, no tenían por dónde escapar. Muchos creyeron que el tiroteo eran efectos especiales, parte del show o fuegos artificiales. Lamentablemente esto ayudó al criminal a llevar a cabo su macabro plan, aunque después fue asesinado por el equipo especial SWAT.

El hombre usó un rifle AR_15 y un revólver de 9 milímetros. Ambas compradas legalmente en Estados Unidos. Tienen la características de ser muy veloces , llegan rápido al objetivo, y es el arma preferida por los norteamericanos. También se usaron en las masacres de San Bernardino, Aurora y Newtown. Para peor, la policía tardó en actuar, además muchas heridos murieron esperando asistencia médica, lo que pudo haber reducido el número final de víctimas fatales, si llegaban a tiempo.

Hoy empieza la carrera presidencial por aquel país.

Anuncios

Donald Trump volvió a pedir que se expulsen a todos los musulmanes del territorio. Pidió la renuncia de Barack Obama y exigió que Hillary Clinton no se presente. Por su lado, la candidata democráta pidió que no se demonice a todos los islámicos , porque no es el verdadero espíritu estadounidense. Esta tragedia cambia la forma en que las campañas presidenciales se iban a llevar a cabo. Trump aumentará su discurso xenófobo y habrá que ver como Clinton puede enfrentarlo. #EEUU #Estado islámico