Turquía vuelve a ser el blanco del terrorismo. En el aeropuerto Ataturk de Estambul, tres terroristas suicidas se inmolaron dejando 43 muertos y 239 heridos hasta el momento. Eran las 22 hs (16 hs Argentina) cuando uno de los sospechosos activó la carga explosiva que llevaba encima y los testigos vieron una 'bola de fuego' que produjo la catástrofe. Muchos de los 239 heridos están en grave estado, por lo que el número de víctimas podría aumentar con el paso del tiempo.

El hecho de que el terrorismo eligió a Turquía para atacar no es casualidad, sobre todo porque optaron por Estambul. Esta ciudad es la única que está en el continente europeo, el resto del territorio turco está en Asia.

Anuncios
Anuncios

Por lo que agredir a Estambul es agredir a Turquía, a Europa y a todo Occidente. Es el punto preferido por los terroristas para ostentar poder. El país tiene dos atacantes principales: el nacionalismo kurdo (con una antigüedad de 70 años) y el #Estado islámico (EI).

Hasta ahora ningún grupo terrorista se adjudicó oficialmente el atentado. La Fiscalía de Estambul abrió una investigación sobre el tema y todo apunta a que los culpables fueron el Estado Islámico. Creen que el atentado es una respuesta al acercamiento diplomático de Turquía con Israel. El país había quedado aislado luego de que Rusia se reconciliara con Israel, por lo que el primer mandatario turco quería revertir esa situación. Creen que quien planeó todo esto también es responsable de los atentados de Francia y Bélgica.

La televisión turca capta el momento cuando un policía va a detener a uno de los terroristas, cuando se acerca, éste se da cuenta que lleva explosivos y se va a inmolar, entonces sale corriendo.

Anuncios

El agresor finalmente activa los explosivos y se inmola junto a los otros do atacantes. Luego todo es gritos, llantos, pánico y sangre derramada por todos lados. Hasta ahora no hay ningún argentino fallecido entre las víctimas, lo cual es un milagro ya que aquel país se volvió un destino de moda entre nuestros compatriotas. #Globalización