El operativo ruso se inició el martes, con el despegue de aviones que lanzaron bombas sobre distintas posiciones del autodenominado #Estado islámico (EI), desde una central en Irán. Se trata de la primera vez que #Rusia bombardea al grupo terrorista yihadista desde Irán, con lo cual la acción intensifica la colaboración entre el Kremlin y Teherán.

Los principales ataques aéreos, según el ministerio ruso, se efectuaron con aviones militares Su-34 y Tu-22M3, los mismos atacaron posiciones del #ISIS y del Frente al Nusra, que debido a la reciente renuncia a su vinculo con Al Qaeda, ahora es conocido como Frente Fateh al Sham; los bombardeos causaron numerosas bajas en los campos militares del EI.

Los  embates rusos provocaron además, según el ministerio, la destrucción de bases y “depósitos de armas y municiones” pertenecientes al ISIS en diversas regiones de Aleppo, que hasta ahora permanecen bajo el dominio terrorista; las principales son, Sarabeq, Deir Ezory Al Bab.

El comunicado acerca del operativo de bombardeo por parte de Rusia, se realizó tras la llegada el lunes a Teherán de Mijail Bogdanov, viceministro ruso de Relaciones Exteriores, quien hizo referencia a la situación de conflicto por la que atraviesa Siria; en el encuentro lo acompañó Mohammad Javad Zarif, actual jefe de la diplomacia de Irán.

En este sentido, tras la embestida aérea de Rusia al ‘EI’ desde una base iraní, se fortalecerían los lazos de Rusia e Irán con Siria; ambos países son aliados importantes del régimen de Bashar al Assad, en la lucha contra el terrorismo del ISIS, tanto a nivel político como financiero y militar.

Cabe destacar, que para Moscú, la colaboración con Siria en el plano militar, surgió a partir de un programa de bombardeos efectuados en septiembre del 2015, que permitieron al régimen de al Assad, conquistar territorios que hasta ese momento estaban en manos del ISIS; en particular, la ciudad de Palmira, recuperada por Siria con ayuda rusa, tras un año de invasión terrorista.

En la misma línea, según La Gran Época, las autoridades del ministerio de Defensa de Rusia, advirtieron sobre la posibilidad de lograr un acuerdo con Washington, para ayudar a Siria a salir de la situación de conflicto en la que se encuentra Aleppo. Sin embargo, desde Estados Unidos, algunos funcionarios negaron que se haya arribado a un pacto y afirmaron que las discusiones continúan.

El principal motivo de debate entre Estados Unidos y Rusia, en relación con el  apoyo militar a Siria, radica en que ambas naciones tienen el fin de cooperar para combatir a las fuerzas extremistas, pero difieren en cuanto a las agrupaciones terroristas que eventualmente van a enfrentar.

En este sentido, la colaboración que podría brindar un acuerdo entre Moscú y Estados Unidos a Siria se basaría, según Alexei Borodavkin, integrante de la alta diplomacia rusa,  en “ayuda humanitaria” y en un diálogo para diferenciar a las ramas terroristas ‘moderadas’ de los rebeldes yihadistas en la ciudad de Aleppo.