Debido a la baja tasa de natalidad que tiene #Italia, el Ministerio de #Salud lanzó una campaña que promueve que las #Mujeres tengan más hijos. Estableció que el 22 de Septiembre sea el 'Fertility Day', es decir que ese día se celebre la fertilidad. Apenas salió la campaña, las mujeres se enfurecieron y debieron anular la iniciativa debido a la cantidad de insultos que cosechó. Quienes no insultaron prefirieron reírse de la iniciativa, argumentando que es ridículo que presionen para tener hijos si hace veinte años que la economía italiana está estancada. Las féminas de ese país afirman que necesitan oportunidades laborales y no que las empujen a ser madres.

Anuncios
Anuncios

Además aseguran que la campaña es insultante porque se burla de las personas estériles y de quienes quieren formar una familia pero no lo hacen porque no les alcanza el dinero. Las mujeres aprovecharon la ocasión para reclamar todo lo que necesitan para tener hijos: un buen empleo, mejores salarios, empleos de medio tiempo, guarderías gratuitas o accesibles y que haya políticas estatales que apoyen la creación de nuevas familias. Así como está la situación económica en ese país, las mujeres seguirán sin tener hijos. También se sintieron molestas porque el tono de la campaña era autoritario, entrometido e irrespetuoso.

Los opositores al gobierno actual aprovecharon para criticar esta iniciativa diciendo que no se tienen hijos porque no se puede, no se trata de ninguna moda o tendencia, ya que la población no quiere empeorar su situación económica, algo que sucedería si tienen más hijos.

Anuncios

Ante todo esto el Ministerio de Salud reconoció que se equivocó y que la campaña no gustó. Dicen que su intención no era presionar a las mujeres sino resguardar la fertilidad femenina porque ésta no dura toda la vida. Harán una nueva campaña, con mensajes más claros, enfocados en la salud de los ciudadanos, que no moleste a nadie.

Hasta el primer ministro italiano, Matteo Renzi,  opinó sobre el tema, recordando que nadie formó una familia por haber leído un cartel.