El lunes la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se mostró preocupada por la ruptura del diálogo entre los Estados Unidos y Rusia para entablar un acuerdo de cese al fuego en la región golpeada de #Alepo. Mientras intentaba definirse ese arreglo entre la Casa Blanca y el gobierno ruso, el domingo la Unión Europea (UE) confirmaba un proyecto de ayuda y asistencia humanitaria urgente para los civiles y heridos de la región norteña de Siria.

Horas después de darse a conocer la firme decisión del gobierno norteamericano, de poner punto final a toda relación bilateral con Rusia para iniciar una acción en conjunto contra el Estado Islámico (EI) en Siria, el representante de las Naciones Unidas en la región, Staffan de Mistura, se mostró preocupado por la situación catastrófica en la que se encuentra la región norteña del país en especial la ciudad de Alepo. De Mistura expresó con mucha congoja, mediante un comunicado, que lamenta la ruptura de las conversaciones entre Estados Unidos y Rusia para reestablecer un mecanismo de cese de hostilidades, que facilite el acceso de toda la ayuda humanitaria.

La resolución de la Casa Blanca fue anunciada por el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, John Kirby, quien confirmó que los Estados Unidos hicieron todos los “esfuerzos para negociar e intentar implementar un acuerdo con Rusia destinado a reducir la violencia”. Estados Unidos acusa al ejército ruso y al régimen sirio de ejercer incursiones militares en “zonas civiles” y de impedir que “llegue la ayuda humanitaria” necesaria para los heridos.

Precisamente, el detonante para poner un límite a esta negociación, fue el ataque aéreo perpetrado por las fuerzas sirias a uno de los más altos hospitales ubicados al este de Alepo, en el que murieron tres personas. El desencuentro entre EEUU y Rusia proviene de un desacuerdo para iniciar un diálogo que imponga una tregua. Mientras Norteamérica pretendía que ésta tuviera una duración de una semana, Rusia contra ofertaba con un periodo de tan sólo 48 horas y a la  vez acusaba al ejercito norteamericano de pretender favorecer a los rebeldes.

La Unión Europea en el conflicto de Siria

Durante la tarde del día domingo, la Unión Europea (UE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU)  anunciaron un proyecto de ayuda humanitaria  para Alepo. La medida, consiste en dar asistencia a los civiles afectados por los conflictos bélicos en el norte de Siria. La organización pidió a los involucrados en los enfrentamientos, que garanticen a todos los habitantes el libre acceso de ese apoyo.

La iniciativa fue confirmada el domingo a través de una de las representantes de la UE, Federica Mogherini, quien ocupa el cargo de Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la región. La  representante afirmó que destinaran 25 millones de Euros, para cubrir los gastos de sus socios humanitarios en Alepo, como también en otras partes del país que están siendo afectados por los duros enfrentamientos. En ese marco, destacó que el uso del dinero será destinado  para cubrir los gastos de necesidades básicas, como de medicamentos, de saneamiento y de alimentación.

Según el  comunicado, la iniciativa cuenta con dos objetivos iniciales. Por un lado, "facilitar la entrega urgente de asistencia básica a civiles en el este de Alepo”. Por otro lado, garantizar la evacuación de las personas más afectadas a distintas regiones; entre las que se destacan personas vulnerables, como las mujeres embarazadas, niños, ancianos y heridos de gravedad.  #Conflicto en Siria #Estado islámico