Es algo inconcebible que el Presidente Nicolás Maduro implemente esto en Venezuela de un sistema innovador biométrico que obliga a los compradores sean venezolanos o sean extranjeros a dejar sus huellas dactilares en una máquina, esto es un nuevo intento del Estado venezolano a controlar a su gente y al extranjero en las compras básicas alimenticias.

Quiere que todos sus supermercados tengan obligatoriamente ese sistema de control antes de que el año 2014 acabe. Esto realmente es una locura por parte de este hombre en implementar dicho sistema.

Esta ocurrencia barbárica está en manos del superindentente de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez, otro madurista quien sigue a rajatabla las órdenes de un presidente en su locura por controlar a toda una nación, que debería ser libre.

Anuncios
Anuncios

El sistema, permite limitar las compras de los ciudadanos venezolanos o extranjeros que visiten o residan en el país, esto funcionará para evitar la escasez de alimentos y bebidas en el país según Maduro.

Méndez en el delirio de Maduro apoya la idea de que nadie le robe a nadie y nadie se lleve a la economía informal lo que se tiene que llevar.

El presidente Maduro insiste en que teniendo un sistema para captar las huellas funcionando en los supermercados, al pueblo en corto tiempo, él mismo va a demostrarles que tendrán mejor abastecimiento y mejor distribución de alimentos

En tanto Maduro insiste en que los aparatos que colocará serán como una bendición antifraude.

Con este sistema Maduro quiere que se confisquen los bienes utilizados para el contrabando y otras yerbas en toda clase de vehículos, naves, galpones, etc.

Anuncios

Obviamente que a los ciudadanos venezolanos no les gustó para nada el sistema que va a implementar el Presidente Maduro junto con Méndez. Y no se extrañan que el Presidente Maduro esté para el manicomio, puesto que en sus delirios psicológicos, cuenta que había visto a Chávez reencarnado en un pajarito y que le había hablado.

Henrique Capriles indignado escribió en una red social, haciendo una comparación con el sistema de una tarjeta que utiliza Cuba en su régimen comunista. Tanto una tarjeta de abastecimiento para consumo familiar y tener las huellas dactilares de todos los venezolanos o extranjeros que estén de paso o residan en Venezuela no hay diferencia con el régimen que quiere llevar a cabo el Presidente Maduro.