Los argentinos que viven afuera se sienten muy mal al ver como su propio país es maltratado.

Cuando un argentino decide irse del país porque en su tierra ve inseguridad, que el trabajo escasea, que no le dan el valor a su esfuerzo, entonces hay fuga de cerebros.

Pero claro, tras el enojo luego viene la melancolía, la impotencia y rabia de haber dejado un país tan hermoso y rico como es #Argentina.

Una Argentina ultrajada, llena de corruptos y que aún no ha cambiado y que lamentablemente no cambiará jamás porque está lleno de personas que no piensan en trabajar y producir para que un país se enaltezca, se enorgullezca de lo que han alcanzado.

Anuncios
Anuncios

Nada de eso ocurre, todo lo contrario.

Argentina no puede imitar a otros países, debe tener su propia esencia, su propia personalidad. Lamentablemente la presidenta que hoy tiene Argentina es una mujer soberbia, que quiere dar una imagen al resto del mundo como que Argentina es un paraíso. Ella es la discípula del ex mandatario de Venezuela que ha fallecido hace pocos años. Es lamentable, por un lado piden que se restrinjan y por el otro alimenta a vagos, da poder a políticos inútiles que no solucionan nada.

No forman gente que tengan personalidad y seriedad para tomar decisiones fuertes. Solo forman corruptos para llenar sus bolsillos.

Cree que es Evita, pero le falta mucho para llegar a ser como ella. Desde que tomaron el mando tanto su esposo como ella solo aumentaron sus bienes y el dinero que han robado a los menos favorecidos, no piensa en su pueblo.

Anuncios

Está lleno de egoísmos.

Uno desde afuera contempla con dolor y amargura, por qué los políticos prometen ante las candidaturas a una presidencia de una nación y luego se ríen de todo un pueblo, una nación.

Jamás entenderemos ¿por qué quieren que sus jóvenes tengan huelgas escolares para que no se alfabeticen y los puedan manejar como oligarcas que son?

Los argentinos viven cansados, están condenados a aceptar una idiosincrasia mal llevada por políticos que solo llenan sus bolsillos.

Si un hijo te pide pan para comer, ¿tú le darás una piedra para que coma? Es igual que decir: si Argentina te pide pan, casa, trabajo y un buen sistema sanitario que no tenga que pagar a una obra social, el gobierno le dará la espalda siempre e ignorará una petición para satisfacer sus primeras necesidades?