Hace unos meses ya tuvimos varios comentarios, incluso un artículo en una web de Blasting News en otro país, sobre cómo podía acabar la historia de Justin Bieber con la carretera si su condena por conducción temeraria y conducción bajo los efectos de alcohol acababa reducida a una palmadita en la espalda y un aplauso por parte las autoridades.

Se aseguraba que si nadie le explicaba que el coche no es un juguete volveríamos a tener noticias de este chico en no demasiado tiempo. Si no me equivoco no han pasado ni tres semanas desde aquella ocasión cuando, efectivamente, hay novedades. Pero es que esta vez además ha añadido más pasos a su combo de conducción irresponsable, ya que después de tener un altercado automovilismo con otro vehículo en las calles de Perth, en la región canadiense de Ontario, se enfrascó en un altercado físico con el conductor del automóvil con el que había chocado.

Sin embargo, dado lo vagas que son las informaciones que por ahora han revelado las autoridades y conociendo como conocemos las costumbres y actos de chavalín en anteriores ocasiones en las que hubo algún tipo de conflicto físico, lo más probable es que hubiera un choque con otro vehículo y Justin Bieber le echara encima a sus matones para que demostraran lo hombre que es.

Anuncios
Anuncios

No olvidemos que no sería la primera vez que a la menor diferencia de opiniones entre Justin Bieber y cualquier otro famoso la resolución natural del conflicto suele incluir al susodicho famoso y los guardaespaldas de Justin Bieber.

En cualquier caso, las autoridades no han querido dar demasiados datos, de hecho las informaciones identifican al cantante como un "residente en Calabasas, California" (pobre Justin, ya ni en Canadá le quieren reclamar como residente) ha recibido cargos por conducción temeraria y asalto.

Veremos si esta vez la condena por semejantes delitos es ejemplar o de nuevo tenemos que ver cómo el juez le indica a Justin lo guapo que es, lo bien que canta y le pide un autógrafo antes de soltarle pidiendo tres hurras por el gran Justin. Un día va a acabar por matar a alguien y ese día por fin le veremos pasar un tiempo en el calabozo.

Anuncios