La periodista fue entrevistada por Santiago del Moro, en una entrevista que no tiene desperdicio, y ahí reveló que ella y el vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, se han separado después de 5 años de relación. Aclaró que Amado sigue en su corazón, y que el hecho de que no estén juntos no quiere decir que no tengan una buena relación de amistad, ya que aún los "une un amor enorme, eterno e intocable", así lo definió Agustina.

Agustina también quiso compartir en la entrevista que en los años que duró la relación entre ambos pasaron muchas cosas, que no se pudieron arreglar a nivel de pareja y por eso han decidido separarse.

Anuncios
Anuncios

Kämpfer conoció a Boudou en el 2009 cuando ella le realizó una entrevista, ya que en ese entonces era movilera de C5N, y Amado estaba como Director Ejecutivo de la Administración Nacional de Seguridad Social.

A partir de ese momento ya se los pudo ver juntos, y ella acompañó en sus obligaciones políticas al vicepresidente, como en las campañas, actos de gobierno y por supuesto en las votaciones.

La entrevistada no dió detalles de la ruptura en sí, pero aclaró que la política pide mucho, y que no pudieron encontrar el tiempo para superarlo como pareja, por ello han decidido cada uno ir por su lado. Aunque también se le preguntó si había tenido que ver la comprometida situación que tiene Amado con la justicia, a esto ella lo negó rotundamente, y aclaró que estos temas ya llevan tiempo, y ella en todo momento ha estado a su lado, así es que por ese motivo no es.

Anuncios

Boudou se encuentra procesado por un lado en el caso Ciccone, y por otro por la documentación falsa que posee de un auto que compró hace 20 años. Aunque en el primer caso también figura Kämpfer ya que Boudou utilizó el celular de la periodista para hablar con su socio José María Núñez Carmona, un rato antes de que se produjera el encuentro con los Ciccone.

La periodista tampoco se queda desligada a otros cargos ya que también figura como imputada como presunta testaferro de su expareja, cuando lanzó la revista Minga hace ya dos años, y por la cual se la presume de enriquecimiento ilícito.