El Papa Francisco ha recibido desde que asumió su pontificado innumerables regalos, por ello ha decidido que no quiere quedarse con nada sino ayudar a los necesitados. Por ello decimos que se convertirá un poco en “Papa Noel” ya que repartirá los regalos. Para ello ha organizado una gran rifa por medio de la cual se venderán números que darán derecho a ganar cualquier de los regalos que ha recibido el Papa hasta ahora. El sorteo ya está organizado por el Vaticano. Y luego de las fiestas navideñas, el 8 de enero se entregarán los regalos a quienes hayan sido los afortunados.

Los número para el sorteo costarán 13 dólares (10 euros en Italia) y se venderán en varios lugares, a los que todo el público puede acceder como son el caso de las farmacias, oficinas de correos y en las oficinas del Vaticano, y los Museos del Vaticano.

Los regalos serán de todo tipo desde una cafetera bastante elegante, bicicletas, un aparato de video, plumas, marcos de plata, portafolios, relojes y hasta un Fiat 4x4, todos los regalos que ha recibido el Papa hasta el momento.

Claro está que todo lo recaudado se donará, y en este caso será destinado a la solidaridad, así lo ha informado la Administración del Vaticano. Como viene haciendo hasta ahora en todo su pontificado el Papa sigue demostrando que su prioridad y su deber es hacia la austeridad y la humildad. Recordemos que el Papa Francisco ya ha reformado las Finanzas del Vaticano para que sean más eficiente en el sentido de dar más dinero a los necesitados. El Papa Francisco no quiere quedarse con nada que no vaya a utilizar, y que no necesite, por ello prefiere conseguir dinero para caridad, antes de seguir acumulando “cosas” en las almacenes del Vaticano.

Esta sería una de las grandes iniciativa que se ha propuesto el Papa realizar antes de terminar el año. Todas tienen que ver con la necesidad de ayudar a los más necesitados. Otra iniciativa muy destacada, es que en los baños que se encuentran al costado de la columna derecha de la Plaza San Pedro se pondrán duchas para que todas aquellas personas que vivan en la calle puedan bañarse y cambiarse.