El buscador más famoso de internet se ha querido sumar a la celebración que conmemora los 25 años de la caída del muro de Berlín.

Y para esto creó un doodle interactivo con imágenes emotivas de este acontecimiento mundial.

Para realizar este video, Google contrato y colaboró con el pianista y compositor Nils Frahm que fue el encargado de ponerle la música a este acontecimiento, el material fotográfico utilizado son archivos reales del suceso, y para el vídeo hicieron falta 17 equipos de filmación y realización para resumir todo el material y poder terminar este corto pero emotivo homenaje. En las imágenes históricas de las fotos recopiladas, se puede ver cómo los ciudadanos alemanes de esa época trepan al muro, lo destrozan con diferentes herramientas que estuvieran a su alcance, como picos martillos hasta lograr fisurarlo y derribarlo.

Anuncios
Anuncios

También se pueden ver fotos que desprenden un fuerte sentimiento de familiares y amigos que se abrazan y se reencuentran con los suyos que permanecían del otro lado. Este muro separó a la República Federal Alemana de la República Federal Democrática durante 28 años, durante el proceso de destrucción, un artista alemán Sperling Bodo tuvo la idea de salvaguardar pedazos del muro para crear una galería de arte urbano, esta idea fue bien recibida por artistas de ambos lados, y más de 100 fueron invitados a pintar coloridos diseños en el cemento para rendir homenaje a la "Libertad de expresión".



Google se encargo de dar un repaso a la historia del muro en este video, luego muestra los pedazos que todavía siguen en pie en Berlín y los bloques de cemento que fueron distribuidos por varias ciudades del mundo con el fin de recordar la Libertad del ser humano.

Anuncios

Alguna de estas principales ciudades son Londres, Madrid, Buenos Aires, Mountain View, Strasbourg, Kiev, Sofia, Washington Dc, Bruselas, New York, Berlín, Seúl, Cape Town, Moscú, Budapest.

En la imagen final, se puede observar pintado el símbolo de la paz en una parte de este bloque de cemento que pertenecía al muro de la vergüenza. El símbolo de la paz representaba la gran necesidad de cambio que tenía la sociedad alemana.