Fue el viernes 10 de octubre la última fecha en que se supo de Lucas Díaz, quien había desaparecido en La Paternal a pocas cuadras de su casa. Pese a que sus familiares realizaron la denuncia por la desaparición en la Comisaría 13 horas después de su desaparición, luego de haber sido encontrado en la ciudad de La Plata el pasado jueves 6 de noviembre, la policía aseguró que no había ningún pedido de captura o paradero de su nombre.

Estaba estimado que el joven luego de dar con su paradero fuera trasladado hacia la sede del Ministerio Público, allí Ana Yacobucci, la fiscal se encargó de investigar las irregularidades que rodean el caso.

Anuncios
Anuncios

Fue una vecina platense quien al ver a Lucas Díaz llamó inmediatamente al 911 y a su familia para afirmar que tenía el paradero del joven y lo siguió por unas cuadras hasta que un patrullero que llegó hasta allí con el oficial Leandro Garizoain de la Comisaría 9 de La Plata decidió dejarlo ir porque al consultar con la Oficina de Capturas del Ministerio de Seguridad de la provincia no encontraron ningún registro sobre pedido de captura o paradero de Lucas.

La dependencia decidió referirse al caso diciendo que fue un problema en el sistema ya que se les habían acumulado tareas y los expedientes aún no habían sido cargados, por lo cual Lucas Díaz no estaba registrado. Yacobucci ante este desafortunado hecho pidió testimonios y disculpas a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, y queda a la espera qué Juzgado será el encargado de investigar este incumplimiento de tareas del sector público.

Anuncios

Cuando el joven desaparecido fue encontrado por las calles 38 y 21 sin dinero encima, llevaba una mochila con ropa y documentación. Se cree que se habría ido de su hogar de manera voluntaria y habría estado en La Plata por un par de semanas, durmiendo "donde pintaba" según sus palabras. En cuanto a su familia, fue su hermano quien salió a los medios a agradecer el apoyo de toda la gente "La familia es la que siempre busca y encuentra" dijo, refiriéndose al incumplimiento por parte de la policía.