Miles de personas indistintas en cuanto a su orientación desfilaron ayer por las calles desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso, pasando por la Casa Rosada, para celebrar la 23ª edición del Desfile del Orgullo Gay. En esta ocasión en concreto era para pedir la aplicación de políticas públicas de inclusión social y laboral para personas trans. Ya son miles los participantes se convocan para celebrar este desfile, mucho han cambiado las cosas y los tiempos desde el primer Desfile realizado en el año 1992 en cual sólo asistieron unas 250 personas y cubrían sus caras con máscaras caseras hechas con cartón, para que nadie los reconociera, ya que en esos tiempos se podía perder el #Trabajo por el sólo motivo de ser gay.

El desfile como siempre ha estado compuesto por todo tipo de personas con disfraces, banderas y también música, y las tradicionales carrosas. La Marcha fue convocada por la Federación #Argentina de Lesbianas, Gays, bisexuales y trans, como cada año. Todos los participantes unidos con una misma intención la de la “igualdad”, y la aprobación de la Ley Antidiscriminatoria, ya que en 10 provincias argentinas aún no permiten trabajar legalmente a trans.

La marcha del orgullo es un evento único en el cual se celebra la libertad de diversidad en cuanto a la orientación de cada uno, es la única vez en todo el año que se realiza esta convención a nivel nacional.

Pedro Paradiso Sottile, quien es secretario de la Comunidad homosexual Argentina (CHA) ha declarado que el desfile “ es una manifestación pública y ciudadana de la Democracia, donde festejamos los logros obtenidos y reclamamos los que faltan”.

La Marcha comenzó por la tarde y se montaron dos escenarios uno en la Plaza de Mayo, donde también se montó una feria donde se pudieron ver stands de organismos estatales y agrupaciones sociales,  en el escenario por su parte, se pudieron ver varios artistas musicales.

A partir de las 6 de la tarde se inició el desfile que estaba compuesto por las carrozas y los miles de participantes hacia la plaza de los Dos Congresos donde estaba montado el otro escenario. Y donde se realizó el acto final, en el cual se leyó el manifiesto con todos los requerimientos.

En esta ocasión el objetivo en concreto de la marcha era exigir la reglamentación la Ley de Identidad de Género y la aplicación de políticas públicas de inclusión social y laboral para personas trans. En el acto final se pidieron todas las reclamaciones que según el colectivo gay hace falta regular y darle prioridad, con el único objetivo que no sólo quede expresado en una ley o papel, sino que se ponga en práctica. También aprovecharon para pedir por el aborto legal, seguro y gratuito, el respeto a la diversidad y la derogación de los códigos de faltas, que se consideran son puntos muy importantes que aún la ley no tiene regulados.