Una vez más los derechos de la mujer son violados por el mundo islámico; ésta vez se trata de una joven con doble nacionalidad, británica e iraní, que fue arrestada por acudir el pasado 20 de junio, a un evento deportivo, del equipo nacional de voleibol, en el estadio de Azadí de Teherán, donde se enfrentaban los equipos de Irán y de Italia, la joven es activista de los derechos de la mujer, y acudió al estadio junto con otras chicas para exigir la libertad de que las mujeres puedan asistir a estos eventos, por lo que fueron arrestadas por las fuerzas de seguridad, pero pocas horas después fueron liberadas bajo fianza. La joven británica/iraní, regreso diez días después al centro donde fue recluida para reclamar sus objetos personales, y fue cuando las autoridades decidieron retenerla otra vez, acusándola de "Propaganda contra el Estado", y que violo las leyes de segregación que prohíben a las mujeres a acudir a estos eventos deportivos.

Anuncios
Anuncios

Ghoncheh Ghavami, de 25 años, es estudiante de derecho de la Universidad de Londres, y está graduada en La Escuela de Londres de Estudios Orientales y Africanos, su abogado Mahmud Alizadeh Tabataí, "Hoy el presidente del tribunal me enseño la sentencia, según la cual mi cliente es condenada a un año de prisión" señaló el letrado, y añadió que todavía no ha recibido la notificación oficial.

Ghavami, ha estado parte del tiempo que lleva detenida, alojada en una celda de aislamiento de la ciudad de Evin, varios medios británicos han reportado que la joven activista se ha puesto en huelga de hambre, hecho que es negado por las autoridades de Irán.

El pasado 14 de octubre, Ghoncheh Ghavami fue juzgada por el Tribunal Revolucionario de Teherán y la sentencia de dicho juicio fue dada a conocer por su abogado.

Anuncios

La madre de la joven activista, Susan Mushtagian, informó en unas declaraciones a la televisión británica BBC, que su hija Ghavami, había comenzado nuevamente una huelga de hambre por considerar que su detención es ilegal.

Las leyes del mundo islámico en general y más aun en lo referente a las mujeres son altamente cuestionadas e incomprensibles para el mundo occidental, estas noticias sorprenden y conmocionan a los pueblos que respetan los derechos humanos, es natural que ésta chica que tiene además de la nacionalidad iraní, la nacionalidad británica y que estudia y convive en un mundo de derechos e igualdades como en el Reino Unido sea activista por los derechos en el mundo islámico.