El día lunes se dio a conocer la muerte de Emir Omar Chabán, ex dueño de Cromañón. Con 62 años de edad se encontraba internado en el Hospital Santojanni en estado crítico debido a un linfoma de Hodgkin que le fue descubierto en el año 2013 cuando por solicitud de su abogado Vicente Dátoli, Chabán recibió prisión domiciliaria debido a su delicado estado de salud, en el cual perdió más de 20 kilos.

La condena que cumplía el empresario era de 10 años debido al incendio del boliche Cromañón, que se produjo en diciembre del 2004, la tragedia terminó con 194 muertos por asfixia, intoxicación, quemaduras y neumonía, luego de que un joven encendiera una bengala en medio de un show de Callejeros.

Los restos del ex empresario comenzaron a ser velados desde las 19 horas del día lunes en el Centro Islámico situado en San Juan al 3000. Desde los años 80 Omar Chabán comenzó a ser destacado como productor teatral, trabajó en Café Einstein a principios de 1980, ubicado en Pueyrredón y Córdoba, un lugar emblemático para las bandas de rock nacional, donde tocaron importantes grupos musicales como Los Redonditos de Ricota, Soda Stereo y Sumo, entre otras.

Luego de trabajar en Cemento, un reconocido espacio cultural del barrio de Constitución en capital federal, Chabán compró El Reventón en el año 2000, un boliche que él mismo nombró luego República de Cromañón.

Fue el 30 de diciembre del 2004 por la noche cuando la media sobra de Cromañón se incendió producto de una bengala que arrojó uno de los seguidores de la banda Callejeros, que se encontraba tocando en aquel momento. El fuego provocó en todo el lugar un humo tóxico y la cantidad de personas presentes en el boliche superaba a la permitida, además las puertas de emergencia se encontraban inhabilitadas.

Omar Chabán se encontraba presente en el boliche aquella noche, subió al escenario antes que se presentara Callejeros y advirtió sobre no tirar pirotecnia, ya que era un lugar cerrado, pero parece que los seguidores de la banda no siguieron sus advertencias. Al ir a juicio y declarar en 2004, Chabán reconoció que él cortó la electricidad, luego del incidente para que el riesgo no fuera aún mayor, además, huyó del lugar luego del incendio y estuvo prófugo por unos cuantos días, hasta que decidió entregarse.