En medio de algunas contradicciones entre la Junta Nacional de Drogas, que a través de su presidente, Diego Cánepa, sostiene que se respetarán los plazos convenidos anteriormente, mientras que el presidente la República, José Mujica, asegura que la venta de cannabis en farmacias no comenzará hasta 2015. El jefe de ejecutivo uruguayo comenta que la venta al público no se produciría en noviembre de 2014 por problemas técnicos derivados de la producción, ya que ésta no es aún suficiente para colmar la demanda de consumo.

Uruguay, que es el primer país del mundo en legalizar el consumo de marihuana, se enfrenta a pequeños detalles logísticos del tiempo entre producción y la posterior comercialización. Según palabras del subsecretario de Salud Pública de ese país, por razones “biológicas” la marihuana no llegará a las farmacias, el funcionario opina que ha sido poco el tiempo entre plantar las semillas, el desarrollo de la planta y que la misma llegue al tiempo de cultivo, así como su llegada al consumidor, agregando que la Ley de Consumo apunta a disminuir el dispendio de este sustancia y, por tanto, de salir ahora a la venta se produciría un efecto contrario al pretendido.

Todo se basa en error de cálculo entre la siembra y la cosecha, pero aún así no sería ninguna tragedia que finalmente la venta de la marihuana o cannabis sea en este próximo mes de enero y llegue a los 120 000 consumidores estimados, a los mismos se les está autorizada por parte de las farmacias un máximo de 10 gramos mensuales; tomando en cuenta que, según los estudios del gobierno uruguayo, unos 75 mil  la usarían entre una y dos veces al mes mientras que unos 20 mil consumirían a diario. La venta de cannabis está autorizada para mayores de 18 años que se encuentran inscritos en un registro y son residentes en Uruguay, además esa registro se encuentra en el software en el que las farmacias encargadas de su venta pueden intercambiar datos en él y el consumo que realizan las personas inscritas ahí. El gramo de cannabis estaría en el orden de un dólar, algo que también se encuentra en discusión, pues los costes de producción según sus responsables son elevados.

En la actualidad existen inscritos 601 autocultivadores y diez clubes de fumadores de marihuana, también están registrados como asociación civil en el Ministerio de Educación y Cultura. Falta conocer qué sucederá con el próximo gobierno, ya que ambos candidatos bajos distintos conceptos están en contra de la legalización; sin embargo, de momento la comercialización de cara al público es sólo una cuestión de tiempo.

En su momento, la noticia de la legalización dio la vuelta al mundo, ahora falta que a través de su venta se pueda comprobar si la comercialización y consumo de forma clandestina disminuye tal y cual esperan las autoridades.