El Movimiento 22-M organiza la “Marcha de la Dignidad” frente al teatro en el que se entregan los Premios “Príncipe de Asturias” 2015 como medio de “visibilizar los verdaderos problemas de la mayoría social, sus problemas y sus posibles soluciones”.  La protesta, ha reunido a miles de personas de toda Asturias y España. Estas, se han desplazado en los últimos días desde distintas Marchas ciudadanas, teniendo que dormir en pabellones polideportivos de villas cercanas o en autobuses. La intención del Movimiento 22-M es desbordar las calles para protestar contra la política de recortes, precarización del empleo, destrucción de los servicios públicos y empobrecimiento ciudadano.

Anuncios
Anuncios

El hecho de que históricamente muchos de estos galardones premien a personas o causas de reconocida prestigio por su compromiso social es, a juicio del Movimiento 22-M, una forma cínica e hipócrita de legitimación por parte de un sistema que promueve los 364 días restantes la pérdida de derechos democráticos y “la acumulación de riqueza y de privilegios por parte de unos pocos a costa de la opresión de la mayoría”. La organización ciudadana denuncia que de nuevo el poder pretende que “solo sea visible una Asturias de charanga y pandereta” y sin embargo no se de voz a los 100000 parados de la comunidad, a los afectos por los ERES, los desahucios y el resto de las lacras que padece una sociedad española cada vez más hastiada de sus dirigentes.

En los días anteriores al acto se han desarrollado diversas actividades culturales: conciertos solidarios, recogida de comida o debates acerca de los problemas sociales de los españoles, en los que participaron algunas de las figuras más relevantes de una nueva forma de hacer política que se está alumbrando.

Anuncios

Nombres como Juantxo López de Uralde de Equo, Lara Hernández de Izquierda Unida o Juan Carlos Monedero de Podemos

Igualmente, los organizadores pidieron a Quino, creador de Mafalda y Premio “Príncipe de Asturias” de las Artes que hiciese suyas sus reivindicaciones. Quizá es por eso que el protocolo del acto impidió que hablase o agradeciese de algún modo la distinción. En su lugar, de una forma un tanto extraña, fue un científico el que hizo el discurso de agradecimientos.

Ayuntamiento de Oviedo y Delegación de Gobierno han hecho todo lo posible por prohibir las concentraciones, teniendo que ser los Tribunales los que las autorizasen. Del mismo modo, la prensa oficial las ha censurado de un modo absoluto, colocándose las cámaras de modo que no pudiesen enfocar a los manifestantes. Las últimas noticias hablaban de que, pese a la autorización judicial, la policía interfirió en el derecho de manifestación, cortando el paso a lugares para los que existía permiso.