El Cabo de Fisterra marca lo que alguna vez fue considerado el antiguo fin del mundo y es el punto final para infinidad de los que hacen el Camino de Santiago, a 90 kilómetros de haber muchos penitentes besado el Apóstol continúan al que consideran el verdadero fin del recorrido para los peregrinos y que los empuja a pisar el cabo.

Un paisaje maravilloso que en apenas unos kilómetros ofrece a quien lo visita a la naturaleza en todo el esplendor de la misma, entre cerros verdes, entre rocosas montañas y playas, ensenadas y cabos es el lugar considerado emblemático para los peregrinos que no disimulan ni la alegría ni la emoción al contemplar el cabo, cerca de Fisterra se encuentra el Santuario de la Virxe da Barca en Muxía otro de los lugares simbólicos que en Costa da Morte no puedes dejar de visitar pues se considera una de las mejores bellezas de A Coruña más allá del tétrico nombre Costa de Morte es uno de los lugares de referencia en Galicia donde puedes afirmar "si no has estado en Costa da Morte no has estado en Galicia" y es verdad.

Costa de Morte debe su nombre a documentos y a leyendas de naufragios y ahogamientos entre el Cabo de Fisterre y Carballo y posiblemente sus acantilados sean testigos silenciosos de algunos cuantos de ellos, los temporales y la niebla son comunes en la zona de la misma forma que repito, la naturaleza viva es un espectáculo a la vista y depende de la época del año que la visites el clima puede castigarte no lo dudes, la experiencia es inolvidable, recomendable. Si vas en coche (lo más recomendable si deseas apreciar y disfrutar de verdad de la visita) el regalo que te haces a ti mismo no tiene precio, créeme, al punto que existen muchas posibilidades que repitas.

Si alquilas un coche al bajar del aeropuerto de Alvedro, A Coruña, ya puedes tener la primera visita en la Iglesia de Santa María que guarda en su interior piezas del medioevo y luego sigues rumbo a Corubión siempre máquina de vídeo o fotos lista pues los paisajes son de ensueño y ya listos para disfrutar de las típicas comidas gallegas sobre la playa de la Langosteira a la salida del pueblo de Fisterre donde sus restaurantes te ofrecen el mejor marisco del mundo o un poco más adelante, en donde comienza el paseo marítimo de Corcubión, pulpo con gambas cocinado con aceite y ajo en una cazuela de barro te pueden dejar con ganas de quedarte allí a vivir de por vida.

Ya con el estómago lleno podrías rumbo a Ezaro, te sorprenderás por más que te avise, el paisaje cambia de golpe, de cerros llenos de pinos bien verdes a montañas peladas, casi sin nada de vegetación, algunos cuantos árboles quemados testigos de los incendios que por desgracia castigan las tierras gallegas en verano, posan vigilantes delante de un puerto muy bonito, lleno de barquitos pequeños, así que al Museo de la Electricidad, otra belleza, si recorres unos senderos de plataformas llegas al pie de la cascada, de al menos unos cien metros de altura, es…indescriptible. Y si subes arriba, donde nace la cascada el paisaje que contemplarás es por demás increíble.

No puedes marchar sin visitar el hórreo de Carnota, de 43 metros de lago, construido a finales de 1700, muy cerca de la parroquia de Lira. Pindo con su playa algo curiosa, Muros, con sus casitas de piedra y sus angostas callejuelas, vamos que Costa da Morte es espectacular. #Turismo