La sexta partida del Mundial de Ajedrez 2014 que se juega en la localidad rusa de Sochi ha traído sorpresas inesperadas que han roto la tremenda igualdad que hasta ahora presidía las partidas.

Efectivamente, se puede decir que Anand regaló a Carlsen la partida, y quien sabe si también el campeonato, después de pasar por alto un tremendo error el jugador noruego quien en el jugada 22 cometió un fallo táctico impropio de jugadores de este nivel en el que regalaba un peón y posición al maestro indio.

Sin embargo, Anand, que iba siguiendo mecánicamente los pasos de un plan preconcebido, no se percató de la jugada y continuó con un movimiento sin consecuencias que hizo respirar de alivio a Carlsen y a su manager, Espen Agdestein que confesó después que casi le salía el corazón por la boca.

La partida se inició con un Carlsen muy agresivo con una variante de la defensa siciliana en la que casi todos los expertos que seguían y transmitían la partida pensaban que Anand se había equivocado al elegirla. La posición del indio era inferior pero no desesperada hasta que llegó la fatídica jugada 22 en que todo pudo haber cambiado, pero no fue así. A partir de entonces Anand se desmoronó y ni siquiera advirtió la posibilidad de contraataque que la partida volvió a ofrecerle.

Todos los expertos piensan que este tipo de errores son difíciles de levantar, sobre todo psicológicamente. Las noches siguientes es difícil conciliar el sueño y el cerebro se enreda en rutinas negativas casi imposibles de frenar.

Anand, que tenía a Carlsen un tanto a la defensiva después de que el indio le derrotase al día siguiente de haber perdido su primera partida ha perdido la ligera ventaja psicológica que poseía y ahora acude a la séptima lastrada enfrentándose, no solo contra el mejor jugador del mundo, sino contra sus propios miedos a la derrota y sus fantasmas. La partida séptima, que se jugará el lunes 17 y que puede ser definitiva para la suerte de este campeonato concede además a Carlsen la iniciativa de las piezas blancas. Un panorama complicado para el indio, en este segundo intento de recuperar la corona mundial.