Para muchas personas, primavera quiere decir estornudos, comezón, asma, irritación ocular, en fin, esa extraña patología llamada alergia contradictoriamente con la naturaleza, de pronto aparece al mismo tiempo que el verde de los árboles y el trinar de los pájaros.

Si bien esta es la temporada de más venta de antialergénicos y pañuelos desechables, lo cierto es que la mayoría de las alergias no son estacionarias. “Un 70 por ciento de los alérgicos reacciona ante los ácaros del polvo que está todo el año en los hogares, apenas el 30% restante, al polen estacional”, así lo afirma la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología.

Anuncios
Anuncios

En todo caso, septiembre y octubre -y casi siempre noviembre-, con mayor índice de humedad y clima más cálido, ayudan a la proliferación de los ácaros y por ello los síntomas salen más a la luz.

Los especialistas coinciden en que el factor genético es una predisposición y  no un mandato seguro para contraer alergias. Si bien el ritmo de vida actual facilita la aparición de picazones y estornudos, lo cierto es que si se trata de manera adecuada y a tiempo, la primavera puede dejar de ser la horrible estación que anuncia la terrorífica aparición de la alergia.

Pero ¿cómo enfrentarse ante semejante enemigo invisible y molesto?

Aquí van algunos consejos para mantener la alergia bajo control. #Salud #Enfermedades

  1. Eliminar las alfombras de la casa.
  2. Cubrir los colchones y las almohadas con fundas de plástico.
  3. Cambiar las almohadas de plumas, las frazadas y la ropa de lana por otras de algodón o sintéticas.
  4. Colocar cortinas fáciles de lavar y evitar las pesadas, ya que allí se producen los ácaros.
  5. Limpiar el polvo de las superficies lo más frecuentemente posible. Lo ideal es pasar un trapo húmedo por  muebles, estantes y bibliotecas, y la aspiradora.
  6. Lavar las sábanas y las almohadas una vez por semana a 60 grados de temperatura.
  7. Quitar los hongos de las paredes y pintar con pintura antihingos.
  8. Es conveniente colocar la ropa en cubiertas plásticas antes de guardarlas en el closet.
Si tomas estas precauciones podrías llegar a librarte de la alergia, aunque sea, mientras el médico te ayuda a controlarla.