Phyllis Dorothy James, que firmaba con el nombre de P.D. James, la que ha sido considerada unánimemente por la crítica y los lectores de todo el mundo como la reina de la novela negra, ha fallecido esta noche en su mansión de Oxford a la edad de 94 años.

La autora británica era leída en todo el mundo y sus novelas contaban con millones de lectores que adoraban sus tramas, siempre construidas con una gran meticulosidad y utilizando recursos narrativos y estilísticos de una gran elegancia. De hecho, fue P.D. James una de las escritoras que más contribuyó a tratar de alejar de la novela negra el estigma de ser una novela menor.

Anuncios
Anuncios

Y si bien es cierto que muchas de las obras que pertenecen a este género acostumbran a construirse con los artificios más bien reiterativos, no era el caso de las novelas de P.D. James cuyos argumentos eran creativos y muy trabajados.

Además, la autora ha tratado de desentrañar a lo largo de toda su carrera los conflictos de la sociedad en la que habitan sus personajes, casi siempre seres dotados de una gran profundidad psicológica y con personalidades complejas y bien construidas.

Nada que ver con los bosquejos de personajes estereotipados que acostumbramos a ver en las obras menores del género. En este caso, desde su archiconocido Inspector Dalgliesh hasta el último criminal, todos sus protagonistas eran ricos en matices y con una interioridad complicada. Dalgliesh, que aparece nada menos que en catorce de sus novelas, es también un tanto rara avis, un viudo bien parecido, casi guapo, que escribe y publica poesía al tiempo que posee una impresionante mente analítica.

Anuncios

P.D. James fue adaptada al cine y a la televisión, logrando todo tipo de reconocimientos y premios a lo largo de su dilatada carrera. A pesar de ser una escritora tardía –comenzó a los 42 años- no cesó en su actividad hasta 2011, año en que publicó su última novela cuando aún contaba con la respetable edad de 91 años. Se trata de “La muerte llega a Pemberley”, un homenaje a la obra de su admirada Jane Austen. James siempre trató de emular, desde el género negro, a los grandes escritores que en más consideración tenía. #Libros