El “Black Friday” (“Viernes Negro”) es una época que se inicia en Estados Unidos después del día de Acción de Gracias y llega hasta las navidades. No es una fiesta, aunque los centros comerciales lo ven como tal. Es una época de rebajas y se caracteriza porque los estadounidenses (y los británicos) salen a comprar como locos. Es un una buena época para hacer dinero, siempre que uno sea dueño (o accionista) de algún gigantesco centro comercial.

Y es que el quid del Viernes Negro no es otro que hacer cantidades ingentes de dinero, cientos de miles de millones de dólares. Pero hablemos con precisión. No se trata de “hacer” en un sentido literal, sino en el sentido de “ganar”.

Anuncios
Anuncios

La mayoría de los estadounidenses están convencidos de que el quid de su preciado "Black Friday" es pasar el día junto a la familia yendo de compras al centro comercial. Pero se engañan. Ese paso ese necesario para que el centro comercial consiga ganar el dinero.

Hoy la tónica en Estados Unidos, y desde anoche y hasta pasadas las navidades, es comprar mucho, cualquier cosa, sobre todo si viene en un envoltorio grande y colorido, dentro de una enorme bolsa de plástico, también colorida. La bolsa y la caja acabará pronto en la basura, junto a varios millones de bolsas y cajas más. Su contenido, tendrá un uso durante un tiempo, en el mejor de los casos, y después, tal vez en unas semanas, meses o años, pasará a engrosar las inmensas montañas de basura que acumulamos los humanos alegremente.

Anuncios

Coincidiendo con el “Viernes Negro”, se celebra hoy viernes también a nivel internacional, el “Día sin Compras”. Al igual que el “Black Friday”, nació en Estados Unidos hace más de 20 años. Sin embargo, a diferencia del segundo, este se caracteriza por luchar contra el consumismo, que no hace felices a las personas y que supone un grave problema para el planeta. Hay que señalar que el “Día sin Compras” no es de agrado para las grandes superficies comerciales, como resulta obvio. En cualquier caso, nosotros pedimos desde aquí celebrar el “Día sin Compras” y no asistir a centro comercial alguno.