La Agencia Magnum es una institución internacional de fotografía que fue fundada en el año 1947 por ilustres reporteros de guerra como Robert Capa y David Seymour entre otros, que tiene sus oficinas en París, Londres, Tokio y Nueva York. Esta institución lleva más de sesenta años recopilando un gran archivo fotográfico.

El editor Eric Hazan, que está considerado una eminencia de la edición independiente en Europa, ha llevado a cabo una laboriosa búsqueda entre las más de medio millón de fotografías que tiene en su haber la Agencia Magnum. Su intención era la de retratar París a través de los ojos de aquellos que lo vivieron y que lo visitaron en su época. Entre todas ellas, sólo se cuentan las fotografías de nueve habitantes de la ciudad. El resto, son imágenes tomadas por visitantes extranjeros que, según Hazan, “han conseguido imágenes milagrosas, capturando su verdadera esencia”

La publicación contiene fotografías de todas clases, entre las que se describe la política, la emigración, la moda o la revolución feminista. Por decisión de Hazan, el libro está dividido de diez en diez años para que pueda apreciarse la variedad, tanto la técnica de los diferentes autores que participan, como los distintos temas dentro de los determinados momentos de la historia.

El fotógrafo Harry Gruyaert, miembro de la agencia Magnum, ha alabado el trabajo de Hazan, asegurando que el resultado es un “maravilloso reflejo del aquel París que lo inspiró”. Él mismo ha participado en este proyecto con algunas de sus fotografías.

Todo comienza en 1932, con el auge del Frente Popular, la algarabía de la gente muestra el entusiasmo por lo que serían las primeras vacaciones pagadas de sus vidas. La primera parte, se centra sobre todo en la política, ya que el momento histórico de cambio que se vivía entonces está más documentado por profesionales periodísticos, que en otros momentos posteriores.

Luego, el París gris y hambriento, fruto de la guerra, en el que destacan las fotografías de Marc Riboud. Hazen consigue mostrar el contraste entre las difíciles condiciones de vida de los ciudadanos -durante uno períodos más oscuros de la historia de Europa-, y la aristocracia parisina, que seguía haciendo muestra de sus característicos excesos. Destacan aquí las fotografías de Burt Glinn, que aseguraba que “toda época tiene contrastes, pero los de la posguerra son los más feroces”.

Continúa con la evolución del #Arte, el Pop Art, los cambios políticos, la revolución de Mayo. Ya a principios de los 60 se aprecia un cambio social importante y comienza el auge de los movimientos intelectuales. El color aparece al fin en los últimos capítulos, enseñándonos el extrarradio parisino.

A modo de despedida, Eric Hazan cita a Walter Benjamin, y la melancólica frase “inmerso en la oscuridad del instante vivido”, resume a la perfección lo que debemos sentir al contemplar esta magnífica obra. Porque conocer la historia es conocernos a nosotros mismos.