Stephen Hawking es reconocido mundialmente por su amplia labor científica, pero también por ser una mente privilegiada atrapada en un cuerpo castigado por la ELA. Una enfermedad degenerativa, cruel  e implacable, para la que apenas existe tratamiento. Hoy vive postrado en una silla electrónica con mecanismos que le ayudan a comunicarse, a alimentarse y a respirar de forma artificial. Sin embargo, Hawking no siempre estuvo así. El científico contrajo matrimonio en dos ocasiones y ha tenido descendencia, pese a que los médicos le pronosticaron únicamente dos años de vida. Lo que sí es cierto es que Hawking, a día de hoy, sigue siendo una incógnita para la ciencia.

Anuncios
Anuncios

Su primera mujer, Jane Hawking, ha decidido contar al mundo, en un libro, cómo la pareja se conoció y vivió aquellos tiempos. Además, explica en sus páginas cómo tomó la difícil decisión de casarse con aquel risueño estudiante de "Oxford" una vez que supo lo que les deparaba el destino.

A principios del 2015 se espera el lanzamiento del libro “Hacia el Infinito” en castellano, las memorias de la primera esposa del famoso científico, donde se nos dibuja una imagen muy distinta a la que ahora conocemos, pues Stephen Hawking era como cualquier otro joven: todo un soñador con ganas de comerse el mundo y que se enamoró.

La ex mujer de Hawking explica que ha decidido escribir esta historia "antes de que otra persona la escribiera” en el futuro, pues considera que su punto de vista acerca del joven Hawking es algo único.

Anuncios

No en vano, ella fue una de las personas que mejor lo llegó a conocer. Jane también vivió aquellos tiempos inciertos, el momento en el que al joven Hawking se le diagnosticó su enfermedad. Destaca, sin embargo la poca importancia que este le ha otorgado siempre a su estado. Hawking no ha permitido que la ELA le impidiera cumplir su sueño de convertirse en un gran científico ni que le estropeara las posibilidades que aún tiene de disfrutar de la vida

Este libro está lleno de anécdotas, algunas divertidas, otras más tristes, pero para nada resulta una visión deprimente, según cuenta Jane Hawking. Simplemente, ella, como persona cercana al científico, deseaba contarle al mundo su versión, para que sus recuerdos no lleguen nunca a perderse. Jane Hawking nos regala, de esta forma, su legado personal acerca de la vida de uno de los grandes personajes de nuestra época. #Salud #Libros