Nunca sabremos que habría sido de la película "The Interview" sin toda la atención mediática que está recibiendo por las amenazas de su estreno. Lo cierto es que la película lleva camino de convertirse en un taquillazo como respuesta a todo lo accidentado de su "no estreno".

Un día después de estrenarse en internet, este jueves se estrena la película en 300 salas de USA. El filme trata sobre dos periodistas que recluta la CIA para tratar de asesinar al lider norcoreano. Esta comedia ha causado la ira del régimen de Pyongyang al que no ha hecho ninguna gracia la película norteamericana.

En algunas marquesinas de los cines se puede leer "Freedom Prevails" (La libertad prevalece), por lo que la amenaza parece haber hecho despertar todo el espíritu patriótico en Estados Unidos. Sony, la productora de la película, tras los hackeos y amenazas decidió la semana pasada cancelar su estreno, todo después de que las grandes cadenas de #Cine rechazasen estrenarla por miedo a atentados.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, esto se ha visto como un atentado a la libertad expresión y salvo sorpresa, parece que el boomerang lanzado por Corea se puede volver contra ellos y dar como resultado una sonora taquilla de la película. 

Obama y su administración consideraron un error caer ante las amenazas, y Sony decidió estrenar de una manera limitada la controvertida película. Las quejas de Hollywood también ayudaron a que se tomase la decisión de dar marcha atrás a la cancelación.

Las entradas en las salas independientes se agotaron a las pocas horas de hacer el anuncio de su estreno, la película se iba a estrenar en 3.000 salas y al final lo hará en 300 pero a pesar de la catarata de comentarios que ha generado le ha dado la mejor de las publicidades para que despierte la curiosidad no solo del público norteamericano, sino de todo el planeta.

Anuncios

Habrá que estar a la espera de los comentarios de los que vayan a ver la película y si todo ese revuelo causado está justificado a la hora de la verdad por esta cinta que ha llegado a poner aún más tensas, si cabe, las relaciones entre los dos países.