Hoy, como cada 29 de abril, se celebra el Día Internacional de la Danza en homenaje al gran innovador del ballet clásico, el coreógrafo francés Jean Georges Noverre, nacido un día como hoy pero de 1727.


El Día Internacional de la Danza fue instituido en 1982 por el Comité de Danza del Instituto Internacional del Teatro de la UNESCO. Este comité cada año elige a una persona para que elabore un mensaje alusivo y, en esta ocasión, el español Israel Galván, uno de los más destacados bailarines del mundo, fue el encargado.

En su discurso, Galván confesó que de pequeño no le gustaba el baile pero que, a pesar de eso, era algo que podía hacer con naturalidad. Con el pasar del tiempo comenzó a gustarle y se convirtió en una sana obsesión para él. Además, en su mensaje, Galván aseguró que él cuando ve a la gente moverse en la calle, los ve bailar. “¡Todos están bailando! ¡No lo saben pero todos están bailando!”, dijo y agregó que, por el contrario, “los que no bailan no tienen suerte, están muertos, ni sienten ni padecen”. #Arte #Música



La vida de quienes se dedican profesionalmente a la danza suele no ser fácil pues la presión es intensa y requiere constancia y férrea disciplina. “Se dejan muchas cosas por la danza como reuniones con amigos del colegio, novios, paseos, salidas y fiestas familiares, porque muchas veces hay ensayos, entrenamientos o simplemente hay que descansar antes de algún evento importante”, dijo, consultada por Blasting News Argentina, la profesora Luciana Brelis, nacida en Entre Ríos pero actualmente radicada en la Ciudad de Buenos Aires, especialista en danzas urbanas como 'hip-hop', 'street pop', 'femme style' y reggaeton.


Pero también los bailarines, ya sea que lo hagan profesionalmente o como una mera diversión, reciben beneficios y grandes satisfacciones emocionales, mentales y físicas. “Con las danzas se trabaja la parte aeróbica, respiratoria, cardíaca y son muy aconsejables para tratar el exceso de peso. Además se trabaja en gran manera la parte mental y sirve para renovar energías y relajarse”, explicó Brelis.