En una nota anterior había comentado que el anime está en decadencia. Esto es tan cierto, que el propio Hideaki Anno, célebre creador de una de las series más famosas de todos los tiempos, nada menos que Neon Génesis Evangelion, se refirió al tema –no es que el maestro justo haya venido a leer mi artículo, aunque sería genial, no lo niego– y prevé que, por mucho que disguste a algunos, el anime, así como está hoy, dejará de existir. Que no sorprenda: era Crónica de una muerte anunciada… Pero antes de que tenga a un montón de gente llorando por los rincones, procedo a aclarar qué ha querido decir el autor. Dijo él “La #Animación japonesa está en declive, y ya ha llegado a su máximo. Lo que sigue después es una muerte inevitable y después de que muera habrá un nuevo resurgimiento”. Pero como ya lo estaban empezando a mirar medio raro, aclaró: “No creo que la industria de la animación japonesa vaya a morir del todo, continuará habiendo anime, pero no en las condiciones que han dado lugar a los éxitos de los últimos años”.

Según Anno, este derrumbe magistral del anime tendrá lugar en 5 años y que Japón ya no dominará en el campo de la animación, sino que surgirán otros países, como Taiwán, o quizás países occidentales, cuyas series estarán influidas vigorosamente por el anime.

Vamos a ser honestos: El anime necesita mutar. ¡Lo necesita! Basta de clichés repetidos hasta el cansancio que ya aburren –colegialas súper pechugonas cuyo único objetivo, además el de ser tontas e irritantes, sea el de mostrar la ropa interior o los pechos…– El anime de hoy, salvo raras excepciones, es de mala calidad y de eso no cabe ni una duda. No obstante, lo que sí es cierto es que nadie sabe qué pueda llegar a pasar el año próximo, por eso no podemos afirmar de modo fehaciente que el papá de Evangelion tenga toda la razón. Sin embargo, de estar él en lo cierto –por ahí no sean 5 años–, resultaría interesante ver, como bien dice Hideaki, si luego de transcurrido ese tiempo en el que el género colapse y resurja, aún existan personas interesadas en él como para esperarlo. Por eso se refiere a que el anime “morirá”, dado que, de modo inevitable, tendrá que mutar, cambiar o adaptarse, ya sea en series que nazcan fuera de la islita.

Será mucho pedir, pero ¿quizás sea el momento que regrese la buena animación occidental de los ‘80s y ‘90s? ¿Jem, Thundercats, Los piratas de las aguas Tenebrosas, Las Tortugas Ninja, Los Halcones Galácticos, X-Men, He-Man, Gargoyles…? ¿Sí? ¿No…? Buu…