A fines del año pasado, L7 anunció que iba a sacar un documental donde se mostrara su esplendor y su ruptura. También preguntaron a sus seguidores de Facebook si las apoyarían lo suficiente para hacer una gira de reunión. Después de miles de comentarios y likes, las artistas que conformaron la alineación original del cuarteto se juntaron en un escenario por primera vez en 18 años, para tocar un poderoso listado de canciones en Los Angeles.

L7 suele estar asociado al movimiento de riot grrrls e incluso al grunge, aunque no formaran parte de eso exactamente. En su momento ellas tuvieron una cierta amistad con miembros de Nirvana, Hole y Pearl Jam, además de sacar un disco por el sello Sub Pop Records y organizar la serie de conciertos benéficos 'Rock for Choice', pero siempre hubo en su #Música un sonido más punk que en las bandas antes mencionadas.

Anuncios
Anuncios

En este último show mostraron que, a pesar del largo tiempo que estuvieron separadas, las L7 todavía tienen mucho para dar sobre el escenario.

Después de una breve y emocionante introducción por parte de Brody Dalle, vocalista de Distillers, la banda dio inicio a una lista de canciones que recorrió principalmente sus álbumes 'Smell The Magic', de 1990, 'Bricks are Heavy', de 1992 y 'Hungry for stink', lanzado en 1994. Abrieron el show con 'Andres', luego tocaron 'Deathwish' y 'Everglade'. En canciones como 'Monster', 'Diet Pill' y 'One More Thing' demostraron que pueden mezclar perfectamente los gritos y los instrumentos estridentes con estribillos muy pegadizos.

Las guitarristas Donita Sparks y Suzi Gardner junto a la bajista Jennifer Finch aportaron sus voces por igual en todas las canciones, acompañadas por la poderosa base rítmica de la baterista Demetra Plakas. Al igual que las recientemente reunidas Babes in Toyland, L7 siempre trató de distanciarse del “rock de chicas”.

Anuncios

Simplemente tocaron tan fuerte como pudieron y escribieron canciones andróginas y atrevidas. El final del show de reunión tuvo dos de esas canciones: 'Shit List', que puso fin a la primera parte del concierto, mientras que 'Pretend we're Dead' quedó para los bises.

“¿Quieren saber que edad tengo?” Preguntó Finch. “Aún estoy en Tinder.” A continuación se sacó una foto para poder en sus cuentas de las #Redes Sociales. Este simple gesto mostró al público, conformado por hombres y mujeres por igual, que la banda se mantiene joven a pesar del paso del tiempo. #Recitales