Dave Grohl decidió comenzar un nuevo proyecto musical tras la disolución de Nirvana, banda en que era baterista, como consecuencia de la muerte del vocalista y guitarrista Kurt Cobain. El primer disco de Foo Fighters, que tiene el mismo nombre que el grupo, fue grabado por Grohl en su totalidad durante 1994 y publicado el 4 de julio de 1995.

Nirvana había incluido a Dave Grohl a fines de 1990, meses antes de la grabación de ‘Nevermind’, el disco que llevaría al grupo a la popularidad internacional. Dado que la existencia de esta banda llegó a su fin en el punto máximo de su éxito, para muchos fanáticos y críticos se hacía difícil pensar que el baterista pudiera comenzar desde cero un nuevo proyecto como frontman. Admitió que rechazó invitaciones para ser baterista de distintos grupos para evitar recordar el desenlace de Nirvana.

Grohl había comenzado a componer en 1987, cuando todavía formaba parte del grupo Scream. A lo largo de su carrera con Nirvana, también hizo distintas composiciones que registró en estudio, siendo la más reconocida en ese momento la canción ‘Marigold’ como lado B del single ‘Heart-Shaped Box’. La última sesión de grabación a la que Dave asistió como miembro de Nirvana fue en los estudios de Robert Lang, a fines de enero de 1994, donde se grabaron las canciones ‘Big Me’ y ‘Exhausted’.

El resto de las canciones del primer disco de Foo Fighters fueron trabajadas en el mismo estudio en octubre de 1994. El primer single que se lanzó tras la publicación del álbum fue ‘I’ll Stick Around’, cuyo video llegó a ser emitido en el programa ‘Beavis & Butthead’. Otras canciones que sirvieron como difusión para el disco fueron ‘Big Me’, ‘Exhausted’ y ‘Alone + Easy Target’, todas compuestas mientras Grohl era miembro de Nirvana.

#Arte #Música #Estados Unidos

Habiendo pasado 20 años de la publicación del álbum debut de Foo Fighters, difícilmente alguien pueda dudar si Grohl estuvo acertado al lanzar su carrera como frontman y compositor principal. Canciones como ‘This is a Call’, ‘I’ll Stick Around’ y, sobre todo, ‘Big Me’, se convirtieron en verdaderos clásicos que el grupo todavía incluye en sus conciertos.