Según informó el sitio DailyRecord, el líder de Nirvana, Kurt Cobain, planeaba trasladarse a vivir en un castillo en Escocia algunos meses antes de morir. El cantante había revelado sus planes en una sesión de fotos en Nueva Cork.

Charles Peterson, un fotógrafo que retrató a la banda desde 1988, recordó los comentarios que Cobain le había hecho mientras estaban juntos haciendo un trabajo para una revista en Manhattan. Peterson recordó que Cobain estaba hablando sobre su vida y de repente confesó que le gustaría comprar un castillo en Escocia.

Según el fotógrafo, el músico realmente tenía intenciones de trasladarse a vivir en ese país. Si bien en ese momento sólo se trataba de un sueño, el líder de Nirvana hablaba en serio cuando lo comentó. Estaba encantado con Escocia y, particularmente, con la escena musical de Glasgow.

Nirvana se había presentado a tocar en Glasgow a fines de noviembre de 1991, en el marco de una gira de presentación de ‘Nevermind’. En ese concierto también tocaron ‘All Apologies’ y ‘Rape Me’, aunque todavía faltaban casi dos años para el lanzamiento oficial de esas canciones en el álbum ‘In Utero’. Estaba planeado un show en esa ciudad para marzo de 1994, pero tuvo que ser pospuesto debido a problemas de salud de Kurt Cobain y posteriormente fue cancelado definitivamente.

Por otra parte, es conocida la admiración que Cobain tenía por el grupo escocés The Vaselines, oriundo de Glasgow. Junto a esta banda, Nirvana compartió un concierto en Escocia en 1990. Cobain también invitó a Eugene Kelly, guitarrista y vocalista de la banda escocesa a cantar en un concierto del Reading Festival en 1991. Además, Kurt eligió el nombre de su propia hija en homenaje a Frances McKee, cantante del grupo oriundo de Glasgow (aunque algunos supongan que el nombre fue escogido en referencia a la actriz Frances Farmer).

#Globalización #Europa

Nirvana incluyó en su discografía canciones escritas por The Vaselines, entre ellas ‘Son of a Gun’ y ‘Molly’s Lips’ en el álbum recopilatorio ‘Incesticide’ y la recordada performance en vivo de ‘Jesus Doesn’t Want Me For a Sunbeam’ en el MTV Unplugged, publicado en 1994. Esto permitió que la #Música del grupo liderado por Kelly y McKee, que se había separado en 1990, llegue a un público notablemente más amplio.