Sandman, grupo canadiense tributo a Metallica, había recibido una carta por parte de los abogados de la banda de James Hetfield antes de brindar un concierto en Londres. En esa carta se solicitaba a la banda tributo que deje de identificarse con los logos oficiales del grupo original para promocionar sus #Conciertos en Facebook y Youtube. Finalmente, los integrantes de Metallica emitieron un comunicado pidiendo disculpas a Sandman.

 

Puntualmente, el grupo de Hetfield envió un comunicado a la revista Rolling Stone indicando que se habían enterado de la situación cuando la banda canadiense hizo pública la carta en las #Redes Sociales.

Anuncios
Anuncios

En este sentido, Metallica explicó que la polémica prohibición había sido enviada, sin el consentimiento de la banda, por un abogado “demasiado entusiasta”.

 

El grupo estadounidense aclaró que ellos disfrutan de las bandas tributo y recordaron que grabaron en 1998 el álbum ‘Garage, Inc.’, que incluye covers de otros grupos. Por esto, solicitan a Sandman que tire la carta a la basura. Además, indicaron que brindarán su apoyo a esta banda tributo y, por lo tanto, el abogado que, por propia iniciativa, impuso la prohibición puede “tomarse un vuelo para irse permanentemente a pescar en Alaska”.

 

Joe Di Taranto, líder de Sandman, comentó que se había comunicado con el baterista de Metallica, Lars Ulrich para hablar de la situación. Explicó que Ulrich aprueba que Sandman continúe tocando como una banda tributo.

Anuncios

Por lo tanto, el grupo canadiense seguirá “levantando orgullosamente la bandera de Metallica”.

 

El grupo Sandman fue formado en 1994 y, desde entonces, utilizó los logos oficiales de la banda de James Hetfield sin recibir ningún tipo de reclamo. Di Taranto explicó que se unió recientemente a la banda tributo, pero tiene otro grupo más reconocido, llamado Warmachine. Por lo tanto, supone que el humilde éxito de su banda anterior puede haber influido en la difusión de Sandman, desencadenando en la incómoda situación que vivieron al recibir la polémica carta en Londres. #Música